Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empresario de Lleida detenido por matar y esconder en un maletero a su cuñado

Los Mossos localizan el cuerpo dentro de un vehículo llevaba varios días estacionado en la calle Béjar, en el barrio barcelonés de Hostafrancs

Los Mossos inspeccionan el vehículo estacionado en la calle Béjar
Los Mossos inspeccionan el vehículo estacionado en la calle Béjar EFE

Los Mossos d'Esquadra han encontraron esta mañana en el interior de un vehículo que llevaba varios días estacionado en la calle de Béjar, en el barrio barcelonés de Hostafrancs, el cadáver de Eduard Ardiaca. El joven fue visto por última vez la tarde del pasado lunes mientras conducía su nuevo Volkswagen Golf de color gris en el municipio de Albesa (Noguera). Los agentes de la policía autonómica detuvieron el pasado miércoles en Lleida a Josep P., uno de los cuñados del fallecido, por su presunta relación con la desaparición forzosa de Ardiaca. Josep P., de 47 años, es el administrador de una importante empresa cárnica con ocho tiendas en Lleida y otros municipios de la provincia. El empresario arrestado negó en todo momento su vinculación tanto con la desaparición como, posteriormente, con la muerte de Ardiaca.

Los familiares de la víctima pronto sospecharon que Eduard no había desaparecido voluntariamente y el martes, un día después de que alguien lo viera con vida, presentaron una denuncia en la comisaría de los Mossos d’Esquadra. Alertaban de que Ardiaca no atendía a las llamadas y no había ni rastro de su nuevo vehículo.

Los agentes iniciaron una investigación que les llevó hasta un polígono de Albesa, a escasos metros de donde fue visto por última vez. Los agentes localizaron en una explanada unos casquillos de bala, y tras estirar del hilo pronto tuvieron un único sospechoso: Josep P. El empresario fue arrestado el pasado miércoles en Lleida y trasladado a los calabozos de la comisaría. El empresario cárnico negó en todo momento tener algo que ver con la desaparición de su cuñado.

Hoy por la mañana, los vecinos de la calle Béjar, en el barrio barcelonés de Hostafrancs, contactaron con los servicios de limpieza del Ayuntamiento. Un vehículo gris, que llevaba desde el lunes aparcado en la calle, desprendía un fuerte olor. Al llegar, los servicios de limpieza comprobaron que del vehículo salía un líquido y se pusieron en contacto con la policía autonómica. El Golf gris tenía en el parabrisas una denuncia, del lunes, por mal aparcamiento. Al abrir el vehículo comprobaron que había un cadáver en el maletero. El Golf es el de Ardiaca y las primeras investigaciones apuntan a que también sea la víctima mortal.

Josep P. lleva desde el miércoles arrestado y el sábado pasará a disposición judicial. En todo momento negó su implicación tanto en la desaparición como en la muerte de su cuñado. Fuentes cercanas al caso apuntan que ambos habían tenido diferentes desavenencias por una deuda.