Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último inquilino de Lancaster 13 acusa a MK Premium de coaccionarle

Shiplu Ahmed presenta una querella contra la firma que amplía una denuncia ante los Mossos

El número 13 de la calle de Lancaster, donde solo queda una familia de inquilinos.
El número 13 de la calle de Lancaster, donde solo queda una familia de inquilinos.

La compleja situación que viven los inquilinos de la calle de Lancaster, en el barrio del Raval de Barcelona, tiene un nuevo capítulo. El último inquilino del número 13, propiedad desde el año pasado de MK Premium, ha presentado una querella por coacciones contra la empresa. La querella todavía no ha sido admitida a trámite, pero hay diligencias abiertas sobre el caso, porque en su día el inquilino, Shiplu Ahmed y su mujer Rita, denunciaron los hechos ante los Mossos d’Esquadra. Lo explica el abogado, Andrés García Berrio, que confía en que la querella dé impulso a la investigación y alerta de que el caso de estos vecinos no es una excepción en fincas con inquilinos que han sido compradas enteras.

La familia, que tiene un hijo recién nacido y otro de diez años, lleva meses denunciado que sufre acoso inmobiliario por parte de MK Premium. Tienen contrato de alquiler hasta 2019 y pueden pagar, aseguró Ahmed, cuyo alquiler es de 300 euros. El estado de la finca es lamentable, no tienen suministros y explicaron que desde noviembre de 2016 la empresa les ha ofrecido dinero para que se marchen. Pero el episodio en el que se centra la querella se produjo una mañana de marzo de este año, en la que unos 25 trabajadores comenzaron a tirar tabiques en el edificio.

Una situación que la querella describe con gran dramatismo, porque fue de buena mañana, antes de ir el hijo mayor a la escuela y con la mujer, embarazada de siete meses, que comenzó a sufrir contracciones. La firma, relata el texto, aseguró que el trabajo consistía en instalar puertas para evitar la entrada de okupas, pero la misma querella afirma que no tenían permiso. La querella va acompañada de imágenes de los hechos aportadas como prueba.

La concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, suele definir la situación de la calle de Lancaster como de “Vietnam inmobiliario”. En apenas 24 números se concentran pisos turísticos conviviendo con vecinos, el caso del número 13, dos edificios afectados que deberían ser derribados, pero están ocupados por familias sin recursos... Y los números 7, 9 y 11, cuyos 42 inquilinos temen lo peor a un año de que se les acabe el contrato, porque sus edificios pertenecen al mismo propietario que en su día el 13. El trajín de inversores allí es constante. Hasta tienen vídeos de los representantes de los compradores hablando en la calle.

MK Premium ha respondido al anuncio de la querella asegurando que la firma ha interpuesto otra querella contra "el inquilino por llevar más de un año sin pagar el alquiler", cuando les consta que tiene capacidad de hacerlo. Pero Ahmed asegura que tenía el pago domiciliado y que en su día nadie le notificó el cambio de propiedad y siguió pagando al antiguo administrador durante unos meses, hasta que se dio cuenta y ha depositado el importe ante un juzgado. Se da la circunstancia de que la firma presentó en abril otra demanda contra la concejal Gala Pin por injurias y calumnias, por haber acusado a la empresa, en prensa, de coaccionar a los inquilinos de las fincas que compran.

Más información