Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona prohibirá en 2018 que los perros salgan sin atar

Cada distrito tendrá un área restringida a canes y una de uso compartido con limitación horaria

Barcelona está ampliando las áreas para perros de la ciudad y a la vez dibujando el mapa para delimitar bien las zonas donde los canes podrán correr libres. Cuando se aplique totalmente la ordenanza sobre la protección, la tenencia y la venta de animales, de 2014, los perros ya no podrán ir sin atar por la vía pública. Hasta 2018, hay una moratoria del artículo referido a la conducción de los perros, pero cuando la ciudad cuente con los espacios prometidos, los propietarios tan solo les podrán quitar la correa en las áreas restringidas, que tendrán un mínimo de 700 metros cuadrados y habrá una por distrito, y en las áreas de uso compartido, que habrá una por barrio y con horario limitado.

El área de perros de Nou Barris, inaugurada en diciembre.
El área de perros de Nou Barris, inaugurada en diciembre.

En el Archivo de Identificación de Animales de Compañía hay 152.537 perros registrados este mes. En una ciudad tan densa como Barcelona, con pocos espacios verdes, la convivencia con los vecinos con perros se ha complicado. “El problema de Barcelona es la masificación y el poco territorio”, reconoce Àngela Coll, de la Plataforma Gos Barcelona, creada hace unos años para mejorar la “convivencia y que nadie salga perjudicado”.

Desde el Colegio de Veterinarios, Marta Legido, veterinaria y miembro de la junta de gobierno, apunta que "es muy difícil determinar si los espacios de la ciudad son suficientes para el bienestar animal”. Para los animales es imprescindible salir a la calle, porque además de hacer sus necesidades, el paseo es su rato de ejercicio, ocio y socialización. Pero apunta que “un perro puede estar bien aunque siempre salga a pasear atado si su propietario lo hace andar, lo deja oler, explorar y lo hace tanto rato como le conviene”.

Comunidad Canina

El Parque de la Estació del Nord es uno de los espacios verdes de Barcelona donde corren más perros. Hace cuatro años se creó la Comunidad Canina para defender sus intereses. Ana Pinilla explica que el problema surgió cuando la Guardia Urbana les advirtió de que tenían que atar a los perros en los parques urbanos o soltarlos en el área restringida, que está debajo el puente de la calle de Marina.

Parque de la Estació del Nord

El Parque de la Estació  del Nord es uno de los espacios verdes de Barcelona donde corren más perros. Hace cuatro años se creó la Comunidad Canina de la Estació del Nord para defender sus intereses. Ana Pinilla explica que el problema surgió cuando agentes de la Guardia Urbana empezaron a advertirles de que tenían que atar a los perros en los parques urbanos o soltarlos dentro del área restringida, que está debajo el puente de Marina. Ellos alegaban que el espacio era insalubre y estaba en malas condiciones, en parte porque duermen indigentes.

Desde que se aprobó la normativa de 2014 y hay la moratoria, los responsables de perros siguen en el parque con los animales sueltos. El Ayuntamiento les ha presentado una propuesta de mejora del área restringida para perros que tendrá casi 2.000 metros cuadrados, pero Pinilla defiende que sería mejor convertir el parque en una de las áreas de uso compartido, y que se establecieran unos horarios, porque la población de perros que se reúne allí es muy grande. El proyecto del consistorio incluye algunas características que la Comunidadt ha rechazado, como los juegos de agilidad y los suelos de hormigón. Además, han pedido que las vallas sean más altas, de 1,70 metros, para que los animales no las puedan saltar, y han propuesto un tipo de fuente donde el agua no queda estancada.

Desde que se aprobó la normativa de 2014 y hay la moratoria, los responsables de perros siguen en el parque con los animales sueltos. El Ayuntamiento les ha presentado una propuesta de mejora del área restringida que tendrá casi 2.000 metros cuadrados, pero Pinilla defiende que sería mejor convertir el parque en una de las áreas de uso compartido, y que se establecieran unos horarios, porque la población de perros que se reúne allí es muy grande. Frederic Ximeno, comisionado de Ecología del Ayuntamiento, no duda que las áreas estarán a punto el año próximo. Cada distrito tendrá una y ya funcionan en Horta o Nou Barris. El resto están en licitación o redacción”.

En cuanto a las áreas de uso público compartido, Ximeno también dice que estarán listas en 2018 y habrá una por barrio. En total serán 73 y aquí el funcionamiento será diferente. Los perros podrán ir libres en unos horarios delimitados siempre que su responsable o conductor tenga el carné de tenencia responsable, un documento nuevo que se está elaborando, y también estará listo en 2018. No está claro todavía cuáles serán los requisitos para obtener este carné ni quien lo dispensará. “Estamos trabajando en el mapa de estas zonas”, dice Ximeno, Con la moratoria, los perros campan libres en muchos parques, pero Ximeno remarca que la Guardia Urbana no es permisiva con todo y desde principios de 2017 ha puesto 213 sanciones.

Más información