Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ILUSTRACIÓN

Madrid a ojos de un cacereño

El dibujante Roberto Massó cuenta en cuatro grandes murales su visión del día a día en la capital

Uno de los murales del dibujante Roberto Massó que pueden verse en CentroCentro.
Uno de los murales del dibujante Roberto Massó que pueden verse en CentroCentro.

En los dos años que el dibujante cacereño Roberto Massó lleva viviendo en Madrid ha tenido tiempo para formarse una imagen de la ciudad muy distinta a la que tenía cuando llegó. Esta nueva visión de la capital la pintó en estos últimos meses en cuatro grandes cómic murales que desde el pasado viernes componen la última exposición de La ciudad de las viñetas, una muestra que comenzó en 2012 y que cada dos o tres meses trae a un nuevo autor a la planta cuarta de Centro Centro (plaza de Cibeles, 1). “Madrid es muy grande, con muchas historias y clichés que se cumplen, como por ejemplo que la gente es bastante abierta, y lo que he hecho es enseñar mis sensaciones de la ciudad, que se basan en lo que he visto y aprendido en este tiempo”, relata Massó.

 

Su idea de la capital, que estará expuesta en los cuatro murales —de dos metros de ancho por 1,70 de largo cada uno—hasta principios de julio, la ha expresado en una narrativa gráfica en la que se mezclan conceptos, cuadros y construcciones como el bocata de calamares, el Güernica, el metro, las cañas y cervezas, el edificio España o el Telefónica, la M-30 o la típica taberna de Madrid. “La muestra tiene muchas ideas, y me hubiera gustado incluir más, pero no cabía todo lo que para mí representa la ciudad en solo cuatro murales”, cuenta este cacereño, que ha publicado sus trabajos en obras como Dehavilland (Medieval Rangers, 2014), Fosfatina (Zona Hadal, 2017) o Libros de autoengaño (Pulimento, 2016)

 

Aunque Massó ha querido mostrar su visión de un día en Madrid y de la vida urbana, en ninguno de los cuatro cómics hay una historia lineal. “En uno se resalta más la vida del turista, en otro la de una persona que vive en la capital, y en los otros se muestra la urbe desde el subsuelo y desde el cielo. Es un trabajo muy sesudo y personal que ofrece varias visiones de Madrid”, explica Ana Galvañ, la comisaria de la exposición. Precisamente fue ella quien eligió a Massó para esta edición de La ciudad de las viñetas: “La elección de Roberto se debió a que es uno de los autores clave de las nuevas generaciones de cómic emergente y experimental, pero también porque se dedica a la ilustración y trabaja en estos dos ámbitos, por eso me pareció idóneo para esta exposición”.

 

Cualquier persona, sea turista o residente, que viva o haya estado en la ciudad, reconocerá muchos momento de su mundo madrileño en las historietas murales de Massó. “Era lo que quería, contar realidades que cualquiera se puede encontrar en la capital, ese era el planteamiento inicial. Creo que es un trabajo muy subjetivo, en el que intento contar lo que para mí es Madrid”, dice el autor. En los cómics hay situaciones tan típicas de la ciudad como los atascos en coche, la espera en el suburbano de la ciudad a primera hora de la mañana o la fiesta nocturna.

 

Tras Massó, llegará el 6 de julio el turno de la ilustradora Conxita Herrero, una de las grandes promesas del cómic de vanguardia. Antes ya pasaron por Centro Centro autores como Carla Berrocal, Mauro Entrialgo, María Ramos, Cristóbal Fortúnez o Paco Alcázar.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram