Los comunes ignoran a Podem y no le invitan a su asamblea fundacional

Echenique asistirá hoy en Barcelona a la asamblea fundacional de la nueva formación

Xavier Domènech y Ada Colau, en un mitin en la campaña electoral del 26-J.
Xavier Domènech y Ada Colau, en un mitin en la campaña electoral del 26-J.TONI ALBIR (EFE)

El nuevo partido que impulsa la alcaldesa Ada Colau nacerá este sábado empañado tras la renuncia de Podem a participar en el nuevo espacio al alegar que no puede aceptar las condiciones marcadas por los otros socios de la confluencia, los denominados comunes. La crisis se visualizará en la asamblea fundacional, que se celebra en el Pabellón de la Vall d'Hebron, a la que no ha sido invitada la dirección de Podem. Por contra, los promotores del nuevo partido han tenido esa cortesía con la ejecutiva estatal de Podemos y con el resto de formaciones de izquierda. Pablo Echenique, número dos del partido en Madrid, ha accedido, en un difícil juego de equilibrios —quiere confluir pero no desautorizar a Podem— a ir al cónclave al que, sin embargo, no acudirá Pablo Iglesias.

Más información

Los comunes creen que no es oportuno invitar a Podem porque, entre otras razones, defienden que Podem ya está representado en el proyecto al concurrir varias candidaturas de ese partido a la ejecutiva de la nueva formación. Su análisis choca con la postura de la ejecutiva del partido de  Iglesias que sostiene que su formación, aunque sea de momento, no forma parte del nuevo partido. Por todo ello, los comunes intentan surfear la crisis en una asamblea que dejará en el aire el nombre del nuevo partido. El argumento es que se votarán muchos documentos y que la elección se decidirá más adelante.

Los organizadores sostienen que, de momento, se han inscrito en la plataforma embrionaria de Un paìs en comú 8.687 personas de las que entorno a 5.915 tienen derecho a voto tras verificar su DNI. Los afiliados votarán el documento ideológico, disgregado en 16 puntos -se vota mano alzada- y acabarán de elegir a los 32 miembros de la ejecutiva -la votación telemática empezó hace una semana- que con toda probabilidad dirigirá Xavier Domènech, el portavoz de En Comú Podem.

La ponencia original defiende la creación en Cataluña de una "república social y democrática"

Los documentos ideológicos han recibido unas 70 enmiendas y la más llamativa es la referente al tipo de Estado que propugnan los comunes. La ponencia original defiende la creación en Cataluña de una "república social y democrática" que quiere compartir soberanías con un Estado "plenamente plurinacional". Una de las enmiendas apela a la instauración de un "estado" que pueda compartir esas soberanías y es la impulsada por la rama independentista. La sensación es que son diversas modalidades de Estado federal.

El nuevo espacio de izquierdas, que orilla en el cónclave el proceso secesionista, siempre ha enarbolado la bandera del referéndum sobre el futuro de Cataluña, que quiere que sea "efectivo, con reconocimiento internacional y con garantías". Los secesionistas consideran que esa descripción es solo una cadena de eufemismos para no decantarse o aclarar si están a favor o no de un referéndum unilateral. No parece que ese interrogante vaya a quedar despejado en la asamblea de la Vall d'Hebrón.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción