Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CULTURA

La cultura como derecho

Red Itiner lleva más de 25 años organizando muestras y exposiciones de calidad en pequeños municipios de la Comunidad

Dibujos del artista catalán Ràfols Casamada, que se expusieron en Valdemoro el pasado febrero.
Dibujos del artista catalán Ràfols Casamada, que se expusieron en Valdemoro el pasado febrero.

“Sólo la cultura da libertad”, decía Miguel de Unamuno. “No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas; no la de pensar, sino dad pensamientos”, apuntaba el filósofo y escritor español, “la libertad que hay que dar al pueblo es la cultura”. Justamente, garantizar ese acceso es lo que hace Red Itiner, iniciativa pionera en descentralizar la oferta cultural concentrada en los grandes núcleos urbanos. La plataforma, dependiente de la Comunidad de Madrid, lleva funcionando ininterrumpidamente desde 1990. “El espíritu de la red es acercar el arte a cualquier rincón de la región”, explica Jaime de los Santos, director de la Oficina de Cultura y Turismo de la Comunidad.

La gran acogida del público ha permitido a la red incrementar el número de exposiciones en los últimos años. Así, anualmente hasta diez muestras de variada naturaleza (fotografía, historia, antropología, arte clásico y contemporáneo) recorren la región. Gracias a Red Itiner, pequeños ayuntamientos como el de Patones —cuya población no supera los 550 habitantes— han podido traer a sus municipios muestras de Francisco de Goya, Enrique Herreros, Salvador Dalí o incluso del famoso artista japonés Takashi Murakami, entre otros. “En estos tiempos, de contención de gasto, Red Itiner se ha convertido en una herramienta indispensable para garantizar unos mínimos culturales”, dice De los Santos.

Actualmente, la Red está compuesta por 72 municipios, que solicitan su inscripción a través de la Federación de Municipios de Madrid. Si los técnicos de Itiner dan el visto bueno a las instalaciones propuestas, la localidad entra a formar parte de ella. “Sin Itiner sería imposible traer este tipo de exposiciones debido a su alto coste”, explica Ana Belén Caballero, agente de empleo y desarrollo local de Patones. Los ayuntamientos escogen aquellas muestras que creen que pueden despertar interés entre sus vecinos.

Además, Red Itiner trabaja conjuntamente con la Confederación Española de Aulas de la Tercera Edad (CEATE) a través de un programa de voluntariado cultural. De este modo, voluntarios de cada municipio reciben una formación específica de cada exposición con el propósito de acompañar a los visitantes. Como explica Carolina Barriga, coordinadora del programa de voluntarios, “se trata de una iniciativa que, en ningún caso, pretende reemplazar el trabajo de los guías profesionales. En muchas ocasiones se realiza acompañamiento emocional”.

De los 112 voluntarios de Itiner, cerca del 90% tiene más de 65 años. “Cualquiera puede ser voluntario cultural de la Red, independientemente de la edad, aunque es cierto que la gran mayoría son mayores”, aclara Barriga. Tan solo es necesario tener buena memoria para recordar la información de las exposiciones que pasan por allí. “Nuestros voluntarios son variopintos, y eso enriquece las muestras. Algunos son profesores retirados, historiadores, pintores… Son como bibliotecas andantes que incorporan sus propios conocimientos a cada muestra”, cuenta su coordinadora, quien también ejerció de voluntaria antes de ocupar este cargo. “Hay voluntarios que viven con verdadera pasión su labor y acaban convirtiéndose en expertos como, por ejemplo, nuestra voluntaria de Tres Cantos, que persigue a Picasso por toda la Comunidad”, se ríe Barriga.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram