Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez investiga al Barça por estafa en el espacio memorial

Un empresario acusa al club de ocultar que el Ayuntamiento de Barcelona había denegado la licencia para construir un columbario

Memorial del FC Barcelona en el Cementerio de Les Corts. Ampliar foto
Memorial del FC Barcelona en el Cementerio de Les Corts.

Un juez de Barcelona ha abierto una investigación contra el FC Barcelona por una presunta estafa en la construcción del fallido Espacio Memorial del Camp Nou. El magistrado ha citado a declarar este jueves, como querellados, al presidente Josep Maria Bartomeu y al representante legal del club azulgrana. La denuncia parte de José Huertes, uno de los empresarios que impulsó el columbario, un espacio pensado para acoger las cenizas de los culers.

Giem Sports SL ofreció al Barça la posibilidad de hacer negocio a propósito de un “espacio memorial” como los que esa misma empresa ya había instalado en otros campos de fútbol (Atlético, Betis y Espanyol). La persona de contacto con el club fue Antoni Freixa, que ejerció cargos directivos de 2010 a 2014.

El presidente, Josep Maria Bartomeu, declarará como querellado ante el juez

Freixa, según la querella, recibió diversos importes de Giem Sports “en calidad de supuesto asesor jurídico” pero, al mismo tiempo, “dirigía igualmente las negociaciones en nombre del club en cuanto secretario de la junta y asesor jurídico”. En febrero de 2012 se firmó un primer contrato para ejecutar, instalar y gestionar el memorial, con capacidad prevista para 30.000 urnas. A cambio de ceder el espacio, el club se embolsaría seis millones y satisfaría una “demanda histórica” de los socios, aseguró entonces Freixa.

Licencia denegada

El principal responsable de la empresa, Santiago Bach —contra el que también se dirige la querella— captó inversiones millonarias para impulsar el proyecto, que está aparcado. Pero pasaron los años, los inversores no recibieron los intereses prometidos y llevaron ante el juez a Bach, que permanece imputado por estafa ante el juzgado de instrucción número 7 de Barcelona.

La segunda causa judicial abierta a propósito de los columbarios afecta ahora al Barça porque, según Huertes (al que los inversores también reclaman su dinero), el club sabía de antemano que el proyecto no podía realizarse. Y aun así, percibió un millón de euros de la empresa como depósito. En marzo de 2013, sigue la querella, el club pidió la licencia al Ayuntamiento de Barcelona que, un mes después, la denegó por “incompatibilidad del uso del espacio memorial con los usos permitidos en el ámbito del estadio Camp Nou”. Una circunstancia que “le fue ocultada” al empresario, que siguió captando fondos “en la creencia de la viabilidad del contrato”. El contrato entre el club y la empresa, además, fue renovado dos meses después de la delegación de la licencia.

El club se siente perjudicado por el asunto de los columbarios -ideado por la anterior junta directiva- y está dispuesto a devolver el depósito de un millón en cuanto el juez se lo indique.