Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribunales

Culpable de matar a su madre a puñaladas y quemar la casa para ocultar el cadáver

Decisión unánime de un jurado popular para un joven de Vinaròs. El fiscal pide 34 años de prisión

En la imagen, un coche de la Policía Nacional. Ampliar foto
En la imagen, un coche de la Policía Nacional.

Un joven de 22 años asesta más de 30 puñaladas a su madre en el domicilio familiar que ambos compartían en la localidad de Vinaròs (Castellón) causándole la muerte. Cinco días después prende fuego a la casa para impedir que el cadáver de la mujer, que yacía en una de las habitaciones, fuese descubierto. El ministerio público pide para él 34 años de prisión: 25 por un delito de asesinato y 9 por un delito de incendio, frente a los 17 reclamados por este último hecho inicialmente. El joven ha sido juzgado durante dos días en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón por un jurado popular. Este miércoles, a última hora de la tarde, ha emitido veredicto unánime de culpabilidad para el acusado, tanto por la muerte violenta de su madre como por el posterior incendio.

Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), el jurado popular no ha apreciado atenuantes y sí agravante de parentesco. Se ha mostrado también “contrario a la concesión del indulto”. Durante el juicio el acusado reconoció haber atacado a su madre tras mantener con ella una fuerte discusión, pero no la autoría del incendio, que atribuyó al novio de su progenitora.

Los hechos sucedieron el 23 de junio de 2015 en el domicilio en el que vivían la madre y el hijo en Vinaròs cuando, por motivos que se desconocen y “de forma inesperada” el acusado apuñaló a su madre, quien no pudo defenderse ya que había tomado alcohol y ansiolíticos. La víctima presentaba “una concentración de alcohol en sangre de 1,30 gramos por litro” y en el cuerpo se hallaron restos de Tramadol, Citalopram y Diazepam “que limitaban de forma evidente sus posibilidades de defensa”. Una circunstancia que, según el fiscal, conocía el joven y que aprovechó para “facilitar la comisión de los hechos”.

Según el ministerio público, la mujer recibió más de 30 puñaladas. Seis de ellas le causaron la muerte. Sufrió un “shock hemorrágico” derivado de una de las heridas causadas con cuchillo, que le seccionó la yugular, y de cinco heridas en la zona del tórax.

El 28 de junio, cinco días después del asesinato, los vecinos del edificio donde vivían madre e hijo alertaron a la Guardia Civil del fuerte olor que salía de la vivienda y varios agentes se personaron en la misma para requerir a sus moradores que la limpiaran. Fue entonces cuando, ante la presencia policial y “para impedir que se hallase el cuerpo de su madre, que estaba en una de las habitaciones de la casa”, el acusado prendió fuego al domicilio siendo “plenamente conocedor de que en el edificio vivían otras personas”, ha indicado la acusación.

Las llamas afectaron directamente a la habitación donde yacía el cuerpo “provocándose un grave riesgo de propagación a las demás viviendas del edificio debido a la gran cantidad de ropa desperdigada” por el cuarto y de “deflagración”. La intervención de los bomberos evitó que el fuego se extendiera al resto del edificio.

El juicio arrancó el pasado viernes con la constitución del jurado popular y se ha prolongado durante dos sesiones. Este miércoles se ha hecho público el veredicto, que declara de forma unánime culpable al acusado.

El ministerio público pedía inicialmente 42 años de prisión para el joven: 25 por un delito de asesinato y 17 por uno de incendio. Una pena que el fiscal rebajó hasta los 34 años el último día del juicio, al pasar de 17 a 9 los años de cárcel solicitados por prender fuego a la vivienda. La acusación particular pide 45 años de prisión por sendos delitos (25 por asesinato y 20 por incendio), mientras que la defensa solicita imponer la mínima pena (20 años) por asesinato.

Más información