Tirón de orejas social al Liceo

Un informe del El CoNCA subraya que el teatro de ópera tiene que implicarse más en el retorno a la sociedad

Representación de la ópera Elektra en el Liceo.
Representación de la ópera Elektra en el Liceo.

Más actividad y más oferta pública son las vías básicas para incrementar el retorno que la sociedad debe esperar del Liceo. Es una de las conclusiones de la evaluación que ha realizado el Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CoNCA) sobre el teatro de Barcelona de los últimos cuatro años. Un estudio pormenorizado —que no quieren llamar auditoría pero que se le parece mucho— que analiza desde los cuadros financieros, la actividad artística y todo tipo de datos del funcionamiento del Liceo. Un chequeo estratégico que el CoNCA ya ha llevado a cabo en otros equipamientos públicos, como el MNAC, el Auditori o el Mercat de les Flors, que concluye con reflexiones y recomendaciones. “No se trata de un examen aunque sí se podría decir que el Liceo progresa adecuadamente, sobre todo después de una época muy delicada” apuntaba Mercè Gibert, miembro del CoNCA que ha intervenido en la evaluación.

En uno de las cuestiones en las que progresa pero debe hacer más es en la faceta más social. Sostiene en una de las reflexiones que el proyecto comunitario que surgió con la reconstrucción tras el incendio “no se ha cumplido en su totalidad. Desde el punto de vista del impacto sobre la ciudadanía, la justificación definitiva de la inversión se encuentra en proceso de desarrollo y de cumplimiento”. En realidad, ha sido en los últimos años cuando el teatro ha diversificado el tipo de entradas y ha introducido descuentos para facilitar el acceso a más público. Roger Guasch, director general del teatro, comentaba en la presentación del informe que en 2014 se vendieron 53.000 entradas con algún tipo de descuento y que el año pasado fueron 98.000. El CoNCA pide un mayor esfuerzo en la política de precios para que el teatro sea más accesible a todo tipo de públicos. Y en ese sentido, demandan que se concrete un plan de actuación específico “que sistematice la oferta de acciones sociales”. Algo que ocurrirá a principios del próximo año cuando el teatro presentará su proyecto social, según avanzaron ayer.

La oferta pedagógica es otra de las cuestiones a mejorar, no tanto a nivel de exhibición, si no facilitando la práctica. “Hasta secundaria las actividades educativas están organizadas y funcionan, se trata de promoverlas a partir de los 16 años”, añadía Gisbert. Una manera de hacerlo sería a través de talleres educativos en el teatro o desplazando la actividad a los centros de enseñanza.

Más información
“El Liceo es tan accesible como ir a ver al Barça”
Alemany: “El Liceo debe hacer compatible la excelencia y la apertura al ciudadano”
El Liceo pide cuatro millones de euros para asegurar su viabilidad

Algunas de las recomendaciones que hace el CoNCA estaban ya en proceso de concreción, como utilizar el foyer para hacer otro tipo de actividad musical de carácter más contemporáneo que interese a otros públicos. Fue una de las líneas que anunció Christina Scheppelman al asumir las riendas artísticas hace un año y medio: “se empezarán a programar en el primer cuatrimestre del año que viene. Lo hacemos cuando estamos en condiciones de afrontarlo”, comentaba Guasch. Es decir, porque la situación financiera del teatro no lo ha permitido antes. Y en cuanto al capítulo económico, la evaluación concreta que el Liceo tiene que incrementar los ingresos propios, especialmente por su actividad y en mecenazgo. Pero también reconoce que la “falta de lealtad” del gobierno central en las aportaciones públicas pactadas —que según los estatutos deberían ser del 45% y es del 35% — ha perjudicado notablemente al Liceo hasta el punto de provocar un aumento de déficit.

Público repetidor

El CoNCA dentro de la evaluación hace un repaso de datos sobre el público del Liceo en base a los datos que le facilita el propio teatro. Según estos, el 80% de los abanados o personas que compran una entrada para asistir a las óperas que programa o conciertos es catalán, un 14% son extranjeros -turistas- y el 6% proceden de otras comunidades de España.

Otro dato que destaca es que 13,1% de la población de la ciudad va al Liceo que la edad del abonado ronda los 60 años mientras que los que compran entradas para ver alguna función ha bajado hasta los 47 años. Y un dato que llama la atención: 90.000 espectadores repiten funciones de un mismo título.

Después de una comisión ejecutiva que analizó el estado financiero en la que estaban representadas todas las administraciones se concluyó que para cubrir los compromisos laborales y las obligaciones financieras al Liceo le hacía falta una aportación extraordinaria anual de 4 millones de euros. Un diagnóstico que también recoge el CoNCA. De esa cantidad, según los estatutos, el Ministerio de Cultura debería aportar el 45%: 1.800.000 euros. “Seguimos hablando”, es la escueta respuesta de Guasch cuando es preguntado sobre el tema.

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS