Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rechazo de la oposición al último gran desarrollo de Majadahonda

En Arco de Poniente está previsto edificar 3.665 viviendas, 1.400 más de las previstas inicialmente

Majadahonda tiene previsto construir 3.665 viviendas (1.400 más de las iniciales) en Arco de Poniente. El terreno ocupa 1,2 millones de metros cuadrados, el 10% del suelo urbanizable, y con su construcción se agotan las previsiones de crecimiento del plan general. La oposición —menos Ciudadanos que lo apoya— advierte sobre las consecuencias para el municipio, por el crecimiento poblacional (unas 10.000 personas) y por la falta de infraestructuras. El alcalde explica que la edificabilidad no ha aumentado, y que más del 50% de la vivienda será protegida.

Terrenos donde está previsto edificar 3.665 viviendas, ayer por la tarde.
Terrenos donde está previsto edificar 3.665 viviendas, ayer por la tarde.

El pleno del Ayuntamiento de Majadahonda (70.800 habitantes) aprobó de forma inicial hace casi dos años, el 22 de diciembre de 2014, una modificación del desarrollo urbanístico Arco de Poniente, que permite a los propietarios pasar de las 17 viviendas por hectárea previstas en el plan general del municipio a 28. Las 2.265 casas que se podían edificar subieron así a 3.665 viviendas, lo que supone un incremento del 61%.

La tramitación de esta modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana se mantuvo paralizada hasta que en septiembre pasado el Ayuntamiento inició el periodo de información pública. La mayor parte de los grupos de la oposición (tres ediles del PSOE, tres de Somos Majadahonda, uno de Centristas y uno de IU) han presentado alegaciones al plan. Todos menos Ciudadanos, con seis ediles, que apoya la iniciativa y el PP (11 concejales), que gobierna el municipio en minoría. Estos dos grupos suman la mayoría de concejales en el pleno municipal.

La actuación Arco de Poniente estaba contemplada en el ordenamiento urbano que data de 1998 pero con 1.400 viviendas menos. El alcalde, Narciso de Foxá, explica que lo único que han hecho es “adaptar el planeamiento urbanístico a las exigencias actuales de la población”. No era lógico, en su opinión, que hubiera viviendas protegidas de 150 metros cuadrados. Por ese motivo se ha reducido la superficie de los inmuebles y se ha aumentado su número, “pero la edificabilidad continúa siendo la misma”. Además, “estamos hablando de un desarrollo que tardará entre 15 y 20 años en finalizarse”.

El PSOE critica que el proyecto porque se olvida de planificar de forma paralela las infraestructuras necesarias para acoger a los nueves vecinos. En sus alegaciones piden desde un nuevo instituto y una biblioteca a un informe de movilidad que incluya la rotonda de Renfe.

Centristas por Majadahonda, considera que, además de afectar al modelo de ciudad, se “están cambiando las reglas del juego a mitad de la partida”, con el consiguiente agravio para otras promociones. Una modificación de tanto calado debería implicar una revisión completa del plan general, indican.

Los concejales de Somos Majadahonda también piden que se lleve a cabo una revisión del ordenamiento urbanístico y añaden que la información no incluye una Evaluación de Impacto Ambiental. Al mismo tiempo, consideran que la actuación no es prioritaria ni necesaria para construir una ciudad “equilibrada, cohesionada y racional”.

IU Majadahonda también incide en la “ausencia de informes ambientales”. El grupo critica que con el objetivo de corregir desajustes sobre la superficie de las viviendas protegidas, se aprovecha para aumentar en casi un 70% el número de viviendas libres que podrán construirse.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram