Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mitológico caballito de mar

Llegan al Zoo de Barcelona 26 ejemplares de dos especies del Mediterráneo y Australia en peligro de extinción

Un caballito de mar captado en la costa del Puerto de Andratx (Mallorca)

El Zoo de Barcelona tiene 26 nuevos inquilinos. Se trata de 26 caballitos de mar de dos especies procedentes del Mediterráneo y Australia. Las dos están en peligro de extinción y han llegado procedentes del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo. El zoológico ha habilitado una nueva pecera en sus instalaciones del acuario para que los visitantes puedan contemplarlos. El Hippocampus guttulatus, (conocido como caballito de morro largo), es, junto a la australiana, la especie que se podrá contemplar a partir de este fin de semana en el zoológico de Barcelona. 

El caballito de mar es uno de los peces más amenazados de todo el planeta. Envueltos por un magma de mitología, su origen data de hace 40 millones de años. En el Mediterráneo hay dos especies: el Hippocampus hippocampus y el Hippocampus guttulatus. Verlos en libertad es muy difícil. Pocos submarinistas en el Mediterráneo han podido captar imágenes de ellos. Y los que lo han hecho, han esperado días (o incluso semanas) esperando a que salieran de sus escondrijos a grandes profundidades. "Son peces que de cada vez han ido a menos, en gran parte por la destrucción de posidonia del Mediterráneo, su hábitat", explica Marta Carreras, científica de la fundación medioambiental Oceana. 

Los pescadores del Puerto de Andratx, un pequeño pueblo costero de Mallorca, todavía recuerdan como hace décadas tenían que desenganchar decenas de caballitos de mar de sus redes tras faenar los caladeros. Los más veteranos los utilizaban como remedio contra la migraña. El hippocampus guttulatus, una de las dos especies que habitan el Mediterráneo, es la más difícil de contemplar en libertad. Es un pez costero de aguas superficiales que habita las praderas marinas próximas a fondos rocosos de entre uno y quince metros de profundidad. "Se camufla con la posidonia. Adopta sus colores para protegerse, es un lujo verlos en libertad", explica Carreras.

Se desplazan mediante un rápido e intenso movimiento de sus cortas aletas. Aunque la mayoría de tiempo lo pasan enganchados a cualquier elemento que sirva de sujeción, como las algas. Le sirve para flotar y alimentarse de pequeños crustáceos que flotan en la superficie. Caza a su presa aspirándola por el hocico, con un movimiento muy rápido de la cabeza hacia arriba, y se la traga entera porque no tiene dientes.

En las costas de Baleares hace muchos años se vendían disecados en las tiendas de souvernirs. Todavía se pagaban con pesetas, y los turistas se llevaban puñados de ellos. Desde hace unos años ya no se venden. Están en peligro de extinción debido, en gran parte, a la contaminación (es una especie muy sensible a ella). También de la pesca furtiva para venderlos a los acuarios o para recetas de medicina oriental. Se estima que existen 25 millones de capturas anuales en el mundo. 

"Como organización comprometida con los animales", los responsables del departamento de Educación del Zoo de Barcelona han informado de que diseñaran actividades orientas a aumentar la conciencia pública del valor insustituible de la naturaleza.

Los más pequeños podrán participar en dos actividades muy diversas. "La caja del tesoro", que los ayudará a conocer la morfología de los peces, y la actividad "Caballeros de mar", en la que los niños podrán conocer la problemática de la supervivencia de estos animales. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >