Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PSC

Chacón y el PSC, final de trayecto

La exministra no acudió al congreso del partido que apostó por ella durante años

Carme Chacon
La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, y Carme Chacón durante un mitin

El congreso del PSC celebrado el pasado fin de semana escenificó el desencuentro entre ese partido y Carme Chacón, exministra de Defensa y de Vivienda con José Luis Rodríguez Zapatero, diputada por Barcelona durante 13 años y quien no apareció por el Palacio de Congresos de la capital catalana en ninguna de las tres jornadas que duró el cónclave socialista.

El PSC apostó de manera decidida por Chacón para liderar el PSOE en febrero de 2012, pero perdió ante Alfredo Pérez Rubalcaba por 22 votos en el congreso celebrado en Sevilla. Tras aquella derrota se inició un lento y progresivo distanciamiento entre la exministra y algunos líderes del socialismo catalán, que se ha visualizado ahora al no acudir a la cita orgánica más importante en la vida de un partido: su congreso ordinario.

Chacón restó importancia a esa ausencia y explicó a EL PAÍS que "no tiene ningún misterio". La exministra esgrimió motivos familiares porque ese fin de semana tenía que estar en Madrid. En el PSC, sin embargo, no ha pasado desapercibida su ausencia y se considera que supone un final de trayecto en las estrechas relaciones que habían mantenido durante más de una década.
Chacón fue diputada del PSC por Barcelona durante cinco legislaturas, desde 2000, tres de ellas como cabeza de lista, y renunció a repetir en las últimas elecciones generales del 26 de junio después de que el exsenador Carles Martí anunciase que se presentaría a las elecciones primarias para elegir al candidato electoral. En esas citas electorales Chacón cosechó el mejor resultado del PSC en unas generales (25 diputados en 2008) y también vivió el progresivo declive electoral socialista.

El 20 de diciembre de 2015 Chacón encabezó por última vez la lista por Barcelona después de que Miquel Iceta le pidiera que regresara del Miami Dade College, a donde se marchó en 2013 para impartir las clases de derecho que aún mantiene y que compatibiliza desde el pasado mes de febrero con su trabajo en el bufete Ramon y Cajal Abogados.

Fue en la confección de aquella candidatura electoral con la que llegó el desencuentro definitivo con el PSC pues la exministra hizo valer su condición de candidata y vetó a Pere Navarro, exprimer secretario del PSC, como número dos por Barcelona. A cambio impuso a Germán Rodríguez, colaborador suyo en su etapa en Defensa y exdiputado en la anterior legislatura.

En el PSC se interpretó ese veto como inadmisible, porque a ningún exprimer secretario se le había dispensado ese trato. Cuando se repitieron las elecciones del pasado 26 de junio Chacón se quedó sin apenas apoyos en el PSC y arrojó la toalla con el argumento de que renunciaba por motivos "políticos". La sustituyó Meritxell Batet, que aún empeoró los resultados del PSC logrados por Chacón seis meses antes y el partido pasó de ocho a siete diputados en Cataluña.

El propio Pere Navarro no se privó, hace apenas unas semanas de recordar el trato recibido entonces y en una entrevista en RAC-1 aseguró: "Carme Chacón ha tenido un proyecto político muy claro desde siempre y ese proyecto se llama Carme Chacón". El ex líder del PSC añadió: "Hay personas a las que los hechos las delatan y siempre escogen estar al lado de ellas mismas".
Chacón ya se había rebelado contra Pere Navarro en febrero de 2013, cuando el líder del PSC ordenó a sus diputados en el Congreso que apoyasen una resolución a favor del derecho a decidir. Fue la primera vez que el PSC rompió la disciplina de voto del grupo parlamentario, pero la exministra se desmarcó de sus compañeros y no participó en aquella la votación. En la segunda ocasión que el PSC se volvió a desmarcar del PSOE en otra votación similar a finales de 2013 Chacón ya había renunciado al acta de diputada.

La actuación de la exministra en la crisis del PSOE que supuso la defenestración de Pedro Sánchez acabó de rematar el desencuentro con el PSC, un partido que apoyó a pies juntillas hasta el último momento al exsecretario general del PSOE. La exministra, era junto con Pere Navarro y Meritxell Batet, la cuota del PSC en la ejecutiva del PSOE de Pedro Sánchez, pero Chacón actuó por libre y no hizo caso a la estrategia del socialismo catalán.

De esa manera, Chacón fue una las 17 personas de la ejecutiva que dimitió para forzar la salida de Sánchez y lo hizo de espaldas a Miquel Iceta, quien conoció la renuncia por la prensa antes de que se lo comunicara Chacón. La exministra no acudió al consejo nacional del PSC del pasado 26 de octubre en el que se ratificó el no a Rajoy con 242 votos a favor y una sola abstención.
En el PSC consideran que ya ha pasado el momento político de la exministra, al menos como representante de los socialistas catalanes, y que, en todo caso, su carrera política podría reemprenderla bajo las siglas del PSOE.

Más información