La CUP reprocha a los Mossos “acatar órdenes políticas injustas”

La Generalitat pide a los anticapitalistas no culpar a la policía autonómica, sino al Estado

Aunque el Gobierno catalán ya había anunciado que los Mossos d'Esquadra tendrían que acatar una orden judicial, la CUP reaccionó ayer con reproches a la policía autonómica y al Departamento de Interior por asumir la detención de la alcaldesa de Berga, Montse Venturós. A ambos demandó “no acatar órdenes políticas injustas” y los anticapitalistas concretaron sus acusaciones en el consejero Jordi Jané, del que dependen los Mossos: “Nos tiene que decir hasta cuándo continuará cumpliendo estas órdenes por más injustas, ilegítimas e ilegales que sean”.

El malestar que generó la detención de la alcaldesa del mayor municipio gobernado por la CUP obligó a la portavoz del Ejecutivo catalán, Neus Munté, a esforzarse para intentar sofocar un nuevo fuego que amenaza las relaciones de Junts pel Sí con su aliado parlamentario. Después de que la CUP equiparara el arresto “con una actuación digna de los mejores tiempos de la represión franquista”, Munté pidió a los anticapitalistas no caer “en las trampas que pone el Ejecutivo del PP”.

En la Generalitat existe el temor que cualquier enfrentamiento con la formación antisistema pueda repercutir en la aprobación de los Presupuestos de la Generalitat de 2017. “Estamos al lado de la alcaldesa de Berga y le damos nuestro máximo apoyo, al tiempo que condenamos de la manera más total y absoluta la persecución y judicialización de cargos electos. El Partit Demòcrata Europeu Català y ERC se solidarizaron con Venturós.

Ese posicionamiento dista del que realizó el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien señaló que la detención es “un asunto personal”, por desoír cuatro citaciones judiciales. “Como cualquier ciudadano, tiene que cumplir con la Justicia. Si no cumples, te pasan estas cosas”, dijo. Un mensaje similar sobre el respeto de la ley llegó del PSC.

Societat Civil Catalana, la organización que denunció que no se retirara la estelada del balcón del Ayuntamiento, resaltaron que el comportamiento de la primera edil fue “antidemocrático y partidista, y no pasaría los cánones de cualquier proceso electoral” y lamentó que el Gobierno catalán la apoye.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

D. C. S.

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS