Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los internos del CIE de Zona Franca abandonan la huelga de hambre

El Ayuntamiento dice que en los próximos días dictará la orden de precinto del centro

Anna Gabriel entra en el CIE.

Los 37 internos que seguían desde ayer al mediodía en huelga de hambre en el CIE de Zona Franca han abandonado este mediodía la protesta, según un portavoz de la policía. Las personas han pasado la noche en el patio, tapados con mantas, después de negarse a subir a sus habitaciones, según fuentes policiales. El director del centro ha estado en todo momento negociando con los internos, que pedían la libertad.

El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona Jaume Asens ha defendido la acción de protesta "legítima" de los internos, ha denunciado las "condiciones infrahumanas" en las que están retenidos y ha vuelto a insistir en que la intención del Gobierno local es cerrar el CIE. Asens, que en julio pasado ordenó sin éxito el cese de actividad al centro por falta de licencia, ha revelado que ha finalizado el plazo que el Ministerio del Interior tenía para recurrir y ha explicado que ahora se disponen a emitir la orden de precinto. Lo harán cuando los Bomberos emitan un informe sobre la falta de condiciones de seguridad del recinto: "Será esta semana". "Avisaremos al ministerio de que si no ejecuta el precinto denunciaremos ante la justicia", ha advertido. También ha ofrecido "servicios sanitarios y psicológicos" a las personas en huelga.

Por otra parte, ocho diputados de JxSí, CSQP, En Comú Podem y la CUP han intentado esta mañana, sin éxito, reunirse con el director del centro para saber en qué condiciones se encontraban los internos. Los representantes públicos han permanecido en la puerta del centro, hasta que finalmente un policía les ha comunicado que el director no les recibiría y les ha emplazado a dirigirse a la delegación de Gobierno. Esta tarde a las siete, la plataforma Tanquem els CIE´s ha convocado una manifestación delante del centro.

La huelga empezó ayer a mediodía, cuando 69 personas, la mayoría de origen argelino, tomaron la decisión de no comer. A media tarde, uno de ellos dejó la protesta pacífica, según explicó un portavoz de la policía. Otros 20 lo hicieron por la noche, dejando el patio y entrando a las celdas. Finalmente, hoy al mediodía, todos los internos han dejado la huelga, que inicialmente ha secundado más del 40 % de las personas encerradas en el CIE, que a día de hoy tiene 165 internos, según fuentes policiales.

Las personas que iniciaron la protesta se negaron desde el primer momento a subir a las habitaciones. Un portavoz de la policía indicó que los internos estaban tranquilos, y que la situación era de calma.

Se trata del tercer episodio conflictivo que se vive en el centro de Barcelona en este mes. El 7 de octubre varias personas hicieron un amago de motín cuando estaban en el patio, que se acabó sofocando. Pero el episodio más tenso fue el domingo de la semana pasada, cuando varios internos hicieron una avalancha para intentar salir. Por casualidad, en la parte trasera del edificio había una unidad de policías antidisturbios, lo que hizo que los internos reculasen al verles.

En varios CIE's se han vivido episodios de motines y huidas en los últimos meses. El último caso de motín fue en el CIE de Aluche (Madrid), el pasado martes, protagonizado también por ciudadanos argelinos. Posteriormente, varios de los internos se declararon en huelga de hambre durante dos días, que han dejado bajo la promesa de que mañana lunes podrán ver a un juez, según la Agencia EFE. Los sindicatos policiales critican la falta de personal para custodiar estos centros. Las entidades como Tanquem els CIE piden su cierre porque consideran que violan los derechos humanos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >