Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament trata de evitar el TC con una ley tributaria descafeinada

La Cámara da vía libre a elaborar la segunda ley de desconexión, que los técnicos de Hacienda consideran legal

El Parlament de Catalunya.
El Parlament de Catalunya.

El Parlament aprobó ayer dar inicio a los trabajos para elaborar la ley de la denominada Hacienda catalana, una de las tres normas de “desconexión” que preparan las fuerzas independentistas. Solo Junts pel Sí y la CUP votaron a favor de un articulado que, por el momento, está dentro de los límites del Estatuto de Autonomía para evitar otro choque con el Tribunal Constitucional. Pero el plan de la Generalitat es ampliar luego esa ley con más normas que sí desarrollarían desde las aduanas al régimen fiscal y los impuestos de una hipotética república catalana.

El desarrollo de esa última parte es la que realmente preocupa a la CUP. La formación anticapitalista considera que se ha desarrollado todo el marco que tiene que ver con el Estatuto de Autonomía pero, en cambio, “no se ha empezado a tramitar nada” de lo que sería necesario para crear un Estado propio. Por eso el secretario de Hacienda de la Generalitat, Lluís Salvadó, celebró ayer el trámite y se mostró seguro de que no habrá recursos del Gobierno central ante el Tribunal Constitucional porque “entra dentro del marco competencial vigente”. Gestha, la organización de técnicos de Hacienda, señaló ayer que “está redactado dentro de las posibilidades que permite la normativa vigente en España”.

Lo que el Parlament aprobó ayer convertir en ley, con las modificaciones que considere la comisión, es un extenso articulado de 104 páginas denominado Código Tributario de Cataluña y de aprobación de los libros primeros, segundo y tercero relativos a la administración tributaria de la Generalitat. Según lo previsto, la ley de la Hacienda catalana debe constar de 14 libros, entre los que se prevé la creación de una Autoridad Catalana de la Propiedad Inmobiliaria y el desarrollo de los diferentes tipos de impuestos.

La mayoría absoluta que suman Junts pel Sí y la CUP validaron el inicio de la tramitación y superaron las enmiendas a la totalidad presentadas por el resto de los partidos: Ciudadanos, PSC, PP y Catalunya Sí que es Pot.

Este último, pese a que se ha aproximado al Gobierno de Carles Puigdemont en lo que respecta a la convocatoria de un referéndum, se opuso ayer a la ley de desconexión. Su diputado Albano Dante Fachin señaló que la intención de crear un Consejo Fiscal es una trampa: “Podrán hablar de ley de desconexión con el Estado, pero el consejo fiscal no es más que una Hacienda al servicio de las grandes corporaciones que no quieren pagar impuestos”.