Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La organización de Saloufest anuncia el final del polémico festival

I Love Tour renuncia al evento y denuncia haber sufrido una persecución policial y administrativa

Un grupo de turistas disfruta del Saloufest.
Un grupo de turistas disfruta del Saloufest.

El Saloufest ha escrito su punto final. El polémico festival de juerga y desenfreno que cada primavera traía a Salou a cerca de 10.000 estudiantes británicos no se repetirá. La empresa organizadora, la británica I Love Tour, ha comunicado que el rechazo social y la fuerte presión mediática que acaparaba el evento en las últimas ediciones han motivado finalmente la cancelación del evento. La empresa refiere que se ha convertido en "prácticamente inviable" seguir programando viajes para el turismo juvenil en la Costa Daurada. Los organizadores lamentan que distintas empresas colaboradoras con el festival hayan sufrido una persecución por parte de las autoridades policiales y administrativas, siendo víctimas de reiterados controles y "preocupantes" inspecciones. Igualmente señalan las "presiones" que han sufrido algunos de los estudiantes universitarios, "de más de 100 universidades del Reino Unido", al ser tratados "de manera intimidatoria por la policía". I Love Tour acusa a la policía de imponer multas arbitrarias "por acciones inofensivas".

El Saloufest tenía un impacto de cinco millones de euros para el sector hotelero de Salou y durante años fue acogido con afán, tanto por hoteleros como por el Ayuntamiento, ya que ayudaba a rellenar la caja en temporada baja. No obstante, las sofocantes imágenes que dejaba el acontecimiento, muchachos en evidente estado de embriaguez deambulando semidesnudos por la calle y repetidos episodios de balconning, acrecentaron las voces críticas.

Un manifiesto consensuado por todas las entidades y asociaciones que forman parte de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Tarragona ha supuesto la puntilla para el Saloufest. El documento, hecho público hace diez días, dejaba clara la voluntad de los hoteleros de no ceder camas para los jóvenes británicos y rechazaba expresamente la acogida de "paquetes turísticos que promocionen el alcohol o el sexo", aunque sea desde el supuesto amparo de actividades deportivas complementarias. Entre los firmantes estaban las asociaciones de campin y de hoteleros y, también, el parque Port Aventura.

El alcalde Pere Granados, en declaraciones a la emisora Rac-1, ha señalado directamente al sector hotelero como principal responsable de que el evento no se hubiera terminado antes. Apunta el alcalde que el Consistorio tenía escaso margen de maniobra en este asunto y celebra que, finalmente, los empresarios "han visto que no tenía ningún futuro, al contrario".

Por su parte, la empresa organizadora detalla que a lo largo de los 16 años de celebración ininterrumpida, el festival ha aportado más de 100.000 clientes.

I Love Tour ha iniciado conversaciones con el ayuntamiento de Lloret de Mar (Girona) para tratar de trasladar el evento a la Costa Brava. Las negociaciones no han fructificado.