Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía para seguir la cuestión de confianza

Es la primera vez en democracia que un presidente de la Generalitat solicita el respaldo del Parlament

VÍDEO: VÍDEO ANÁLISIS DE MIQUEL NOGUER | FOTO: Toni Albir

Por primera vez desde el restablecimiento del Parlament como institución democrática en 1980, un presidente de la Generalitat se someterá a la cuestión de confianza de la cámara. Es conocido que Carles Puigdemont superará el trámite porque la CUP ha anunciado su apoyo, pero el debate que se inicia este miércoles será decisivo para calibrar el grado de unidad del independentismo y se espera que el presidente catalán realice algún anuncio, ahora que ya han transcurrido nueve de los 18 meses que fijó de plazo para alcanzar la secesión.

Estos son algunos de los detalles del debate parlamentario.

Antecedentes. La Ley de Presidencia de la Generalitat, así como el Reglamento del Parlament establecen que el president, después de deliberarlo con su Gobierno, puede plantear a la cámara una cuestión de confianza sobre su programa, una declaración de política general o una decisión de trascendencia excepcional. Eso es lo que hizo Puigdemont el 6 de septiembre, en un escrito dirigido a la cámara en el que razonaba que solicitaba la confianza de los diputados "en los términos que ya expuse en la sesión del Parlament del 8 de junio". Ese día, el Pleno rechazó los Presupuestos de la Generalitat tras el veto de la CUP.

Horario y procedimiento. El procedimiento que se sigue es el mismo que el empleado para la moción de investidura. Puigdemont abrirá el debate a las 16 horas del miércoles y no tendrá límite de tiempo. Acabado su turno, se suspenderá la sesión y se reanudará a las 9 horas del jueves, con la intervención de los grupos de mayor a menor representación. Por tanto, empezará Ciutadans y después de la CUP intervendrá el representante de Junts pel Sí, el grupo que da apoyo al Gobierno.

Réplicas y contraréplicas. Cada grupo dispondrá de media hora y Puigdemont podrá responderles sin límite de tiempo. Si lo hace de manera individual, cada portavoz parlamentario podrá volver a intervenir los mismos minutos que haya empleado el presidente. Si el president insiste en replicar a un grupo determinado, este volverá a disponer de cinco minutos para la contraréplica. Por el contrario, si Puigdemont responde de manera conjunta a los portavoces, estos solo tendrán derecho a un turno de réplica y deberán repartirse entre todos el tiempo que haya empleado Puigdemont.

Votación. Acabado el debate se celebrará la votación, a la hora que previamente haya señalado la presidenta Carme Forcadell. La previsión es que se empiece a votar sobre las 19 horas del jueves. La votación será pública y por llamada uno a uno de los diputados, que deberán posicionarse entre el sí, el no o la abstención. Será por orden alfabético empezando por el diputado que haya establecido un sorteo previo y acabando por los consejeros que son diputados, el presidente de la Generalitat y los miembros de la Mesa.

Resultado. Basta con una mayoría simple para que Puigdemont logre la confianza de la cámara, el mismo requisito que para ser investido presidente de la Generalitat en segunda votación. Junts pel Sí tiene 62 diputados, la CUP diez y el resto de la oposición suman 63. Todos los grupos, excepto los anticapitalistas, han anunciado que votarán en contra, por lo que la clave está, una vez más en lo que hagan los parlamentarios cupaires. Queda por ver si los diez votan a favor de Puigdemont o si alguno se abstiene, en un gesto más simbólico que otra cosa pero que contentaría a los sectores más reacios a seguir apuntalando al Gobierno actual. Basta con que dos parlamentarios de la CUP voten a favor y los otros ocho no lo hagan en contra para que el Parlament otorgue la confianza a Puigdemont. Si no supera el trámite, cesaría en el cargo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >