Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podem amenaza con romper el grupo parlamentario de Sí que es Pot

Fachín, líder del partido morado, reclama a Coscubiela la coportavocía del grupo

Albano Dante Fachin, en el centro de la imageng.
Albano Dante Fachin, en el centro de la imageng.

La tensa relación entre Iniciativa per Catalunya y Podem ha vuelto a estallar a tan solo ocho días del debate de la cuestión de confianza al que se someterá Carles Puigdemont. El diputado Albano Dante Fachín, secretario general de Podem, ha amenazado con romper el grupo parlamentario si Joan Coscubiela no le concede la coportavocía, según fuentes de las dos formaciones. El grupo parlamentario se reunirá hoy para intentar buscar una solución al conflicto.

Ya en enero, Fachín reveló en un documento titulado Luz morada remitido a cientos de miembros de los círculos de Podem, cómo Iniciativa diputados la formación emergente "en meros espectadores" de la vida parlamentaria. La crisis se recondujo aplicando “ajustes” en el funcionamiento del grupo pero ha vuelto a aflorar. Fachín sostuvo ante Coscubiela que no pide nada extraordinario sino la coportavocía que le corresponde a Podem y que se pactó al principio de mandato en el documento sobre el que descansa la confluencia que apelaba a un pacto entre iguales. La primera portavocía era para ICV.

A diferencia de lo que sucedió en la primera crisis, Fachín cree que tiene más legitimidad para reclamar el puesto para su partido tras haber logrado en las primarias ser secretario general de forma holgada de Podem. La amenaza de ruptura fue desvelada por La Vanguardia, que apuntó a que la cúpula estatal de Podemos ignoraba el episodio de crisis.

Sí que es Pot está presidida por Lluis Rabell e integrada por 10 diputados con un difícil equilibrio: Rabell es independiente mientras Podem (Fachín, Joan Giner, Àngels Martínez Castells y Jessica Albiach) e Iniciativa (Coscubiela, Marta Ribas, Hortensia Grau y Marc Vidal) cuentan cada uno con cuatro. Esquerra Unida i Alternativa, con uno (Joan Josep Nuet). La relación entre ICV y Fachín se ha tensado estos días tras un cruce de mensajes en las redes sociales en los que el líder de Podem culpó a los ecosocialistas de ser corresponsables de los problemas de la gestión de la sanidad catalana en época del Tripartito.

Pese a que la crisis de enero se cerró, la relación de los diputados de Podem con ICV —salvo el caso de Albiach— no ha sido precisamente fluida. La relación entre los dos partidos empezó ya empañada prácticamente el primer día de legislatura cuando en el debate de la declaración del inicio del proceso de independencia del 9 de noviembre el diputado Joan Giner divulgó que había recibido presiones de Rabell y Coscubiela para que votara en contra de la resolución. Giner era partidario de la abstención para que la confluencia no quedara alineada en el bloque del "bunker", que integran PSC, PP y Ciudadanos. En un artículo que publicó, el diputado explicó que había sido amenazado con la expulsión si rompía la disciplina de voto.