Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘estelada’ del Ayuntamiento de Lleida desaparece de madrugada

La CUP denuncia que han entrado en su despacho en el Consistorio para retirar el símbolo independentista

La estelada cuelga en la fachada principal del Ayuntamiento
La estelada cuelga en la fachada principal del Ayuntamiento

La Crida de Lleida-CUP ha denunciado esta mañana que se ha retirado la estelada anticapitalista que colgaba de la ventana del despacho de la formación en la fachada del Ayuntamiento de Lleida. La bandera coronaba lo más alto del palacio de la Paeria desde la Diada del pasado domingo. El alcalde de la ciudad, Àngel Ros, había solicitado -incluso por escrito- la retirada de la estelada pero la CUP se había negado a quitarla con la celeridad que exigía el primer edil. Esta mañana, la bandera ha desaparecido.

En mayo de 2015 el PSC perdió la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Lleida. Ros consiguió la alcaldía sólo con los votos de su partido pero firmó “un pacto de cartipacio” con Ciudadanos. El acuerdo suponía que ambas formaciones asumían varios compromisos. En uno de ellos se comprometían a que en el espacio público no hubiera símbolos no oficiales en clara referencia a las estelades.

El pasado domingo 11 de septiembre los dos concejales de la CUP colgaron una estelada – con la estrella roja y el triángulo amarillo- en la ventana de su despacho que comunica con la fachada de la plaza de la Paeria. El lunes un funcionario les exigió retirarla por orden del propio Ros. Los dos conejales, Pau Juvillà y Francesc Garrell, se negaron a hacerlo y pidieron al alcalde que solicitará por escrito los motivos por los que le molestaba el símbolo independentista.

El pasado 13 de septiembre Àngel Ros envió una carta a la formación antisitema. La misiva rezaba: “Tal como os avancé personalmente, debéis retirar la estelada situada en la ventana de vuestro grupo municipal en la fachada de la plaza de la Paeria”. El alcalde aseguraba que el palacio de la Paeria es un Bien de Interés Cultural que se rige por la Ley 9/1993 la cual especifica en el “artículo 35 se desprende la irregularidad que representa situar una estelada en la fachada del citado edificio protegido. En consecuencia os pido que retiréis el símbolo de la fachada”.

Los dos concejales de la CUP en Lleida contestaron al alcalde que desde esa misma ventana habían colgado otras banderas como la LGTBI, la de la Marea Amarilla, la bandera feminista o una de bienvenida a los refugiados… y que en ninguno de los casos anteriores suponía un daño al patrimonio. La CUP contradecía a Ros y afirmaban que al alcalde le molestaba la estelada “no por el impacto sobre el patrimonio, ya que sería lo mismo con cualquier otro símbolo. De los que se trata es que usted asuma la responsabilidad de haber pactado con Ciudadanos cosas como la prohibición de instalar símbolos en el espacio público. Símbolos que no sean de su agrado. Puede que así lo hubiésemos entendido mejor”. Y contestaban que ante la prisa e insistencia de retirar la bandera “y la poca consistencia se sus argumentos, creemos que merece ondear unos días más en defensa de la voluntad popular para la independencia”.

Este sábado por la mañana la estelada había desparecido. El concejal de la CUP en Lleida, Pau Juvillà, ha denunciado que la retirada del símbolo independentista “sólo se ha podido realizar con la entrada de alguien en nuestro despacho y sin que tuviera nuestro consentimiento”. Juvillà ha anunciado que emprenderán acciones legales contra aquellos que hayan entrado en la zona privada de la formación anticapitalista para retirar la bandera. Estas acciones también se emprenderán hacia quién haya dado la orden.

La contestación de Paeria no se ha hecho esperar y se ha afirmado que la retirada de la estelada se ha realizado desde el exterior del edificio sin violentar la intimidad de ningún despacho y utilizando una plataforma elevadora.

Juvillà afirma que desde la formación “no entendemos ni la celeridad ni las prácticas del Consistorio y reclamaremos la imágenes de las cámaras de videovigilancia instaladas en la plaza de la Paeria para ver si es cierto que de madrugada trasladaron una plataforma para retirar la estelada”. El concejal anticapitalista ha asegurado que “pese a todo no renunciamos a utilizar la ventana de nuestro despacho para colgar banderas y símbolos que “reivindican derechos”.

La persecución de las estelades en la sede del Ayuntamiento de Lleida comienza poco después de la firma del pacto municipal entre PSC y Ciudadanos. El pasado 12 de octubre el grupo de ERC colgó una estelada de la ventana de uno de sus despachos en el Ayuntamiento de Lleida. Pronto la retiraron, el alcalde aseguró que ordenó a la Guardia Urbana de Lleida que desengancharan el símbolo independentista con una escalera y por el exterior del edificio sin que nadie violentara la intimidad del despacho de la formación independentista. ERC nunca creyó esta versión y denunciaron, como en esta ocasión ha hecho la CUP, que algún funcionario había accedido al despacho.

El pasado domingo, y mientras Lleida se preparaba para la manifestación promovida por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), del mástil central de la Paeria ondeaba una estelada. Ros ordenó su retirada urgentemente e incluso, según fuentes cercanas al caso, el funcionario que la retiró rompió el cristal de una ventana para acceder a la terraza y arrancar la bandera. Todos apuntan a que fue el líder de la oposición, el convergente Toni Postius, quien colocó la estelada en el mástil.

Hoy ha sido la primera vez desde el pasado domingo que una estelada no ha ondeando en la sede del Ayuntamiento de Lleida.