Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil busca a una joven madrileña desaparecida en A Pobra

Diana Quer fue vista por última vez hacia las 2.30 horas del lunes cuando regresaba de una fiesta, a un kilómetro de la casa en la que veraneaba con su familia

La desaparecida Diana María Quer López-Pinel.

La joven madrileña de 18 años Diana María Quer López-Pinel permanece desaparecida desde la noche del domingo al lunes en el municipio de A Pobra do Caramiñal (A Coruña). La última vez que alguien la vio fue en torno a las 2.30 de la madrugada en el paseo de esta localidad costera de algo menos de 10.000 habitantes, media hora después de despedirse de las amigas con las que había ido a una fiesta local. Desde allí le quedaba todavía un kilómetro hasta la casa en la que veraneaba con su familia, en el lugar de Cabío (Xobre, A Pobra). Regresaba sola y desapareció. Su madre no la echó en falta hasta que a la mañana siguiente fue a despertarla a su habitación y comprobó alarmada que la cama estaba hecha y su hija, que describen como una joven "muy formal", no había vuelto.

La policía judicial de la Guardia Civil investiga desde el martes el caso y prácticamente descarta la hipótesis de la desaparición voluntaria. La policía local y voluntarios de Protección Civil de toda la comarca de O Barbanza han peinado sin éxito los alrededores de la casa y la supuesta ruta que la chica con residencia habitual en Pozuelo habría seguido hasta su domicilio el lunes de madrugada, después de ser vista en el paseo, frente a la pizzería Mi Manda Picone de A Pobra, con su camiseta blanca y sus pantalones cortos de color rosa. Durante la jornada que viene, está previsto que la Guardia Civil empleen perros adiestrados en el rastreo de personas con vida. Para ello, para no contaminar los posibles escenarios de su desaparición, Protección Civil ha interrumpido la búsqueda a pie, aunque hoy seguirá colaborando en trabajos de apoyo a los agentes.

La veraneante había transmitido esa noche a una amiga su miedo por la insistencia de un hombre que la llamaba por la calle a esas horas, y sobre esta pista, además de en otras dos o tres líneas de investigación, trabajan ahora los agentes. El padre de la desaparecida, Juan Carlos Quer, no duda de que se trata de "una retención ilegal". La chica salió de casa con su teléfono móvil, pero ahora el aparato no da señal.

El Diario de Arousa ha publicado el mensaje registrado en la pantalla del WhatsApp de su amiga a las 2.40 horas: "Me estoy acojonando un gitano me estaba llamando". "Y qué te ha dicho?", preguntaba la compañera de clase. "Morena ven aquí", respondía Diana dos minutos más tarde. A la pregunta de "y qué le has dicho?", la joven que falta de casa ya no contestaba, y el Whatsapp ni siquiera daba señal de que la hubiese leído. El siguiente mensaje de la amiga, horas después, ni siquiera ha sido recibido en el terminal de la chica que pasaba, como todos los veranos, las vacaciones en el chalé familiar de A Pobra.

Tal y como la describe el anuncio que se está difundiendo con su imagen, Diana Quer mide 1,75 metros de estatura, tiene melena muy larga, lisa y morena, ojos de color castaño oscuro y 55 kilos de peso. La noche del domingo vestía pantalón corto rosa, camiseta blanca y sudadera, y calzaba zapatillas negras con cordones.