Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcalá estrena un novedoso sistema de seguridad en sus fiestas

La Policía Municipal podrá cortar la música en el recinto ferial para dar avisos

Pulsar un botón. A las casetas de las Ferias y Fiestas de Alcalá de Henares (que comienzan este sábado) les bastará con ese sencillo gesto para dar la voz de alarma ante cualquier problema. Gracias a un novedoso sistema de seguridad, la policía municipal conocerá el lugar exacto del que proviene la alerta y se personará en él con celeridad. Los agentes también podrán lanzar mensajes a los ciudadanos a través del dispositivo, que interviene los equipos de sonido de feriantes, peñas y demás casetas. El Ayuntamiento sostiene que centralizar el audio del recinto ayudará a mejorar los tiempos de respuesta de los servicios de emergencia.

Atracciones de las fiestas de Alcalá durante su montaje este jueves. Ampliar foto
Atracciones de las fiestas de Alcalá durante su montaje este jueves.

"El sistema está concebido como un gran equipo de megafonía", ha destacado Javier Martínez, gerente de JM Audio, la empresa local que lo instala. Se trata de una patente registrada por la compañía de este técnico superior en electrónica de 43 años. "La policía tiene en todo momento el control absoluto", matiza Martínez. Ocho técnicos de la compañía seguirán las instrucciones de los agentes en el centro de control, un espacio reservado en el propio recinto ferial. En cada caseta, la empresa instalará un botón de emergencia detrás de la barra, así se evita que cualquier persona pueda activar la alerta.

El botón de emergencia se vincula a un ordenador al que están conectados todos los equipos. Este software permite localizar las alertas en un radio de un kilómetro cuadrado (una distancia suficiente para el recinto ferial Isla del Colegio, en el que se celebran las fiestas). La conexión es inalámbrica, tiene sentido bidireccional y utiliza la telemetría, la misma tecnología de medición remota en tiempo real que usa la Fórmula Uno para comunicarse con los pilotos.

El sistema no solo está pensado para actuar. También utiliza un método preventivo. Para ello, la empresa deja otro aparato junto a cada equipo de sonido. Desde el ordenador central, los técnicos podrán intervenir la megafonía de todo el recinto o simplemente la de las peñas o casetas que desee la policía. A través del dispositivo, los agentes también podrán lanzar recomendaciones, advertencias o simplemente informar de, por ejemplo, la pérdida de un niño. "Nuestro propósito es mejorar los tiempos de respuesta de los equipos de emergencia", ha subrayado María Aranguren, concejal de Cultura y Festejos de la ciudad complutense. "En otras ocasiones, una persona debía dar la voz de alarma, lo que alargaba la reacción de policía y servicios médicos. Ahora la alerta es directa y se actúa más rápido, aunque ojalá no haya que usarlo".

Panel del control del sistema Sarf, apagado.
Panel del control del sistema Sarf, apagado.

La edil asegura que al equipo de Gobierno (formado por PSOE, IU y Somos Alcalá) le preocupaba la mejora de la seguridad. "Aunque no ha pasado nunca nada, la policía nos decía que había que reaccionar antes". Fue así como conocieron SARF (Seguridad Acústica para Recintos Feriales). El dispositivo ya se usó en junio en la feria de Torrejón de Ardoz como prueba piloto. Ahora se enfrenta a un examen definitivo. Los equipos, en los que el gerente de la empresa, Javier Martínez, asegura haber invertido mucho tiempo y dinero, no se venden. Se alquilan por una cifra que ronda los 2.000 euros al día. Hasta el momento, la compañía solo está en disposición de montar el sistema en un máximo de 100 equipos. Ese es el número aproximado que instalará en Alcalá entre peñas (12), casetas de entidades (14) y feriantes. La ciudad pagará unos 18.000 euros por alquilar los equipos durante los diez días en los que se viste de fiesta.

Una feria con tradición

El origen de las Ferias y Fiestas de Alcalá de Henares se remonta al siglo XII, cuando comenzaron a celebrarse las antiguas ferias agrícolas y de ganado de la comarca. Con el paso del tiempo, los cambios económicos y sociales hicieron que la ciudad complutense dejara de ser un centro agrícola para convertirse en una urbe industrial y de servicios. Ese cambio también transformó las fiestas, que se convirtieron en un conglomerado de espectáculos lúdicos y de ocio. Se celebran a finales de agosto, por san Bartolomé según reza la tradición, aunque este santo no es el patrón de la ciudad. Los patronos de Alcalá tienen reservadas sus propias fiestas: los Santos Niños a principios de agosto y la Virgen del Val en septiembre.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram