Los desplazamientos en bici crecen mientras el Bicing cae en barrena

Los viajes a pedales aumentan el triple que en vehículo privado

Dos ciclista en Barcelona.
Dos ciclista en Barcelona.Joan Sánchez

Las cifras no son para tirar cohetes, porque los desplazamientos en bicicleta por Barcelona apenas representan el 1,8% del total de trayectos. Pero el uso de la bicicleta crece más que cualquier otro medio de transporte. Los desplazamientos a pedales crecieron un 6,5% el año pasado respecto a 2014, hasta alcanzar 145.000 viajes diarios. Un aumento que dobla el crecimiento de los trayectos a pie y triplica lo que aumentaron los desplazamientos en transporte público o privado.

Son cifras del informe de Datos Básicos de Movilidad de 2015, que revela que frente al crecimiento de los trayectos en bicicleta, caen en barrena los que se hacen con el Bicing, el sistema de bicicleta pública. Solo el 2015, el uso del Bicing cayó un 6,3% respecto a 2014, un porcentaje que se eleva al 22,7% si se mira respecto a tres años atrás. El resultado es que el peso del Bicing sobre el total de desplazamientos en bici ha caído un 33,7%. El informe muestra también como los abonados han caído un 16,4% en tres años. En 2015, la caída fue del 1,1%.

Las del Bicing son cifras preocupantes para la sostenibilidad del sistema que llegan justo cuando el Ayuntamiento debería haber sacado a concurso la segunda generación del sistema de bicicleta pública, cuyo contrato expira en marzo de 2016, cuando deberían estar en la calle las nuevas bicis y estaciones.

El informe de 2015 muestra como el principal medio de transporte sigue siendo el transporte público, con el que se realizan 3,1 millones de trayectos diarios (el 40% del total, un 2,3% más que en 2014). Los desplazamientos andando son los segundos en peso sobre el total: 2,5 millones al día, que representan el 32,5% y crecen un 3,3%. El tercero es el transporte privado, con dos millones de trayectos, el 26% del total con un crecimiento del 2,3% en un año.

El informe muestra preocupación por la contaminación y recuerda la cifra de 3.500 fallecidos al año en el área metropolitana vinculados a la mala calidad del aire. Y también expresa preocupación por la siniestralidad: aunque la cifra de muertos cayó un 13%, los heridos subieron un 3,7%.

En el apartado de conclusiones, el informe relaciona los datos con los objetivos que fija para 2018 el Plan de Movilidad Urbana (PMU), que pretende fomentar la movilidad andando (35% del total), en transporte público (41,3%) y en bici (hasta el 2,5%), y que fue consensuado durante el mandato pasado, con Xavier Trias de alcalde. El PMU apunta que para cumplir la legislación en materia de contaminación habría que reducir hasta el 21% los desplazamientos en coche privado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Con los datos de 2015 en la mano las conclusiones apuntan a que el crecimiento de los desplazamientos en bici y la red ciclista es más lento de lo necesario, que también hay que incrementar la cuota modal de los viajes de conexión en transporte público, ordenar los vehículos en calzada y dar impulso al transporte público metropolitano y a las superilles en el interior de la ciudad.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS