Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona comienza la reforma de la Meridiana por Fabra i Puig

La reurbanización afecta a los distritos de Sant Andreu, Sant Martí y Nou Barris

La reforma de la avenida de la Meridiana de Barcelona con el objetivo de pacificarla, va para largo. El gobierno de la alcaldesa, Ada Colau, está en pleno proceso de participación para diseñar una reurbanización que afecta a tres distritos —Sant Martí, Sant Andreu y Nou Barris— y cuyo proyecto no estará listo hasta finales de año. Mientras, el Consistorio se dispone a iniciar pequeñas intervenciones para hacer, dentro de lo posible, más amable una arteria que tiene ocho carriles de circulación.

Las primeras intervenciones se realizarán en el entorno del paseo de Fabra i Puig, entre Sant Andreu y Nou Barris. Consistirán en solventar cuestiones que traen de cabeza a los vecinos, como alargar los tiempos de paso de algunos semáforos. Ahora, para cruzar la avenida hay que apresurarse si uno no quiere quedarse a medio camino, con coches zumbando en dos direcciones. Otras actuaciones serán ensanchar una de las aceras del paseo de Fabra i Puig o agrandar la señalización de pasos de cebra.

Además, se habilitará un paso de peatones entre la parte trasera de la estación de Sant Andreu Arenal y el parque y las instalaciones deportivas de Can Dragó para evitar accidentes. Es un punto por el que más de un vecino pasa a la brava, con el peligro que supone de atropello.

Estos primeros trabajos son fruto de los encuentros de la Mesa de Participación de la Meridiana, que agrupa a los colectivos implicados en el proyecto de convertir la arteria en un “eje cívico de referencia”, explica el Ayuntamiento, “donde los peatones, los espacios verdes y de ocio y el transporte público sean los protagonistas”.

“Hemos detectado espacios donde podemos actuar desde ya mismo. Son actuaciones que podemos ejecutar a corto plazo, mientras decidimos el global de la transformación”, defiende la teniente de alcalde de Urbanismo, Ecología y Movilidad, Janet Sanz, que también es concejal de Nou Barris. Estas primeras obras costarán 500.000 euros