La policía investiga la muerte de un bebé que ingresó con lesiones en un hospital

El niño, de 20 meses, ya había estado en el centro hospitalario una semana antes por otras lesiones

 Agentes del Grupo V de Homicidios están investigando desde ayer si un bebé de 20 meses ha muerto tras sufrir malos tratos o su muerte se ha debido a malos tratos, según ha confirmado un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. El pequeño falleció la madrugada de ayer tras sufrir una parada cardiorrespiratoria en el hospital Central de la Defensa (Gómez Ulla), en Carabanchel.

"Todo se debe a un accidente de hace tiempo"

"Se han equivocado. Las lesiones que presenta el pequeño se deben a un accidente que tuvo hace tiempo. Si la madre estuviera realmente implicada, no estaría libre". Así de contundente se ha mostrado esta mañana un familiar del pequeño fallecido la madrugada del miércoles en el hospital Central de la Defensa Gómez Ulla. 

La madre ha ido acompañada de la abuela del menor y no ha querido hacer declaraciones a la entrada del Instituto Anatómico Forense. Después se ha marchado por la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense para evitar a los medios de comunicación.

El cuerpo del pequeño será velado esta noche en el tanatorio Norte, de la funeraria Nuestra Señora de los Remedios. El pequeño será enterrado en un nicho temporal en el cementerio Sur, según fuentes judiciales.

A la 1.45 de ayer, la sala del 091 recibió una llamada del hospital Gómez Ulla en la que el médico alertaba de que había ingresado un bebé de 20 meses que sufría varias lesiones por el cuerpo y que eran compatibles con malos tratos. Alrededor de las siete de la mañana, el bebé falleció. El jefe de Pediatría explicó a los agentes que la criatura había ingresado ya la semana pasada por otras lesiones.

Hasta el momento no se ha producido ninguna detención, ya que se está a la espera del examen necrológico. Este deberá determinar si las lesiones se produjeron de manera accidental o, por el contrario, el pequeño sufrió malos tratos por parte de los progenitores o de algún familiar cercano. La autopsia, practicada ayer en el Instituto Anatómico Forense por parte de la médico del Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid, no ha revelado si la muerte del pequeño se debió a causa accidental o, por el contrario, tuvo una causa dolosa. Se han remitido muestras del cuerpo al Instituto de Toxicología para su estudio por si pueden determinar la etiología (naturaleza) de la muerte.

La madre ha testificado en las dependencias de la Brigada Provincial de Policía Judicial. Los agentes no han hallado indicios que permitan su detención por homicidio.

De los padres tan solo ha trascendido que son de origen cubano. Esta mañana se han acercado al Instituto Anatómico la madre y la abuela del pequeño. Ambos viven separados. El varón se encuentra fuera de España. Los progenitores quería incinerar el cuerpo del pequeño, pero el magistrado instructor del caso se lo ha denegado. Esto se suele hacer por si fuera necesario efectuar un segundo análisis forense.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS