Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La discoteca La Paloma, a un paso de la reapertura

El Gobierno de BComú concede la licencia de actividades a los dueños de la mítica sala de fiestas cerrada en 2007

La discoteca La Paloma.
La discoteca La Paloma.

La mítica sala de fiestas la Paloma del número 27 de la calle del Tigre en pleno barrio barcelonés del Raval podría volver a abrir las puertas en los próximos meses tras permanecer nueve años cerrada. La concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, ha anunciado en su cuenta de Twitter que el Consistorio se ha reunido esta tarde con los propietarios de local y se les ha concedido la licencia de actividades. Un primer paso que se inició en durante el mandato de Trias y que hoy ha visto la luz. El Consistorio de BComú da el visto bueno a que la Paloma sea de nuevo una sala de fiestas con espectáculos y emplaza a los propietarios a pedir la licencia de obras para adecuar los diferentes espacios de la discoteca.

Fuentes municipales han informado de que los dueños ahora deberán realizar las obras de insonorización, cumplir con la normativa de incendios, adecuación del espacio a las normativas de accesibilidad… Tras las obras se comprobarán que se han cumplido todas las normativas, incluso la medioambiental, y se podrá reabrir la mítica sala de fiestas. En la reunión que han mantenido esta tarde los propietarios y los miembros del consistorio se ha exigido a los dueños una buena gestión de las colas de acceso y del espacio público para que la reapertura no moleste a los vecinos del Raval.

El 20 de diciembre de 2006 el Gobierno socialista ordenó el cierre de la discoteca después de recibir numerosas quejas de los vecinos de El Raval por el incumplimiento de la normativa de ruidos. La noche de Fin de Año de 2007 fue el último día que la sala abrió.

La Paloma fue inaugurada en 1903. Anteriormente había sido un taller de fundición que incluso realizó los trabajos en bronce que siguen adornando el monumento a Cristóbal Colón. La decoración versallesca de principios de siglo XX entonaba perfectamente con la presencia de personajes célebres y bohemios como Salvador Dalí o Pablo Picasso.

Durante la Guerra Civil se convirtió en una galería de tiro. Tras la contienda volvió a abrir las puertas y fue ajustándose a los tiempos. En los últimos años convivían orquestas con programación de discjockeys. El 31 de diciembre de 2007 cerró las puertas después de ir posponiendo los trabajos de insonorización del edificio.