Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa de Flores culpa de la tragedia del Arena al Ayuntamiento

El letrado acusa a Madrid Espacios y Congresos de que el edificio no cumplía las medidas de seguridad y que carecía de la licencia de funcionamiento

Miguel Ángel Flores,acusado del caso Madrid Arena, en una foto de 2012.
Miguel Ángel Flores,acusado del caso Madrid Arena, en una foto de 2012.

El promotor de la fiesta de Halloween en el pabellón municipal Madrid Arena el 1 de noviembre de 2012, Miguel Ángel Flores, no tuvo ninguna responsabilidad penal en las muertes de cinco jóvenes tras una avalancha. Así lo ha afirmado su abogado defensor, José Luis Fuertes, durante la lectura del informe final en el juicio que se desarrolla en la Audiencia Provincial desde enero. El letrado, que ha hecho una exposición detallada y a lo largo de cerca de dos horas, ha cargado las culpas contra el propietario del edificio, la empresa pública Madrid Espacios y Congresos (Madridec).

Fuertes ha destacado que el pabellón carece la licencia de funcionamiento y que no reúne las características necesarias para desarrollar un evento de las características de la fiesta de Halloween. "El edificio es radicalmente inidóneo, radicalmente peligroso y radicalmente ilegal", ha sentenciado el abogado. Para ello, se ha referido a un informe pericial de parte que recoge que el pabellón sufre "un defecto estructural e insubsanable". Este consiste en que no está diseñado para acoger fiestas multitudinarias en la planta baja, cuando se han plegado las gradas principales. Esto ocurrió el 1 de noviembre de 2012. "Aunque se hubiera vendido la mitad de las entradas, se habría podido producir la avalancha. Este exceso se produjo por un defecto estructural del edificio", ha concluido.

El abogado ha destacado que el organizador del acto era Madridec y que su defendido, Miguel Ángel Flores, era solo el promotor. Ha citado el artículo 50 de la Ley de Espectáculo Públicos y Actividades Recreativas (LEPAR), que recoge que la responsabilidad es del organizador: "Mi cliente es un promotor que viene de fuera, pasivo, que llega a un local que se dedica a esto y que no cumple las condiciones necesarias". De hecho, su defendido tuvo que plegarse a la seguridad contratado por esta empresa del Ayuntamiento de Madrid, en concreto a la compañía Seguriber. "No tuvo ninguna capacidad de elección. Tampoco había un plan de seguridad específico para estos actos, cuando se congregan a miles de personas", ha explicado Fuertes. "No sé de quién es la culpa. Lo que sé es que mi cliente no es responsable penal de lo ocurrido allí aquella noche", ha dicho.

"La tragedia se produjo por una cosa muy sencilla. Hubo un exceso de aforo en un punto concreto, lo que provocó la trágica avalancha. Se produjo ese fenómeno de cruce de flujos entre personas que querían entrar y salir de la pista central", ha resumido Fuertes.

La defensa de Flores ha cargado también contra la cadena de custodia de las urnas que contenían las entradas, ya que estas permanecieron en el pabellón satélite próximo al Madrid Arena sin que nadie las controlase. Ni siquiera Miguel Ángel Flores, ha recordado. También ha desacreditado el informe de la Policía Científica en el que se aseguraba que hubo más de 22.000 asistentes a la fiesta. "A través de las imágenes no se puede tener un conocimiento claro de cuántos asistieron. De hecho, la fiscal rebajó la semana pasada a 16.000 los asistentes", ha aclarado.

Enfermería y seguro 

Fuertes ha mantenido que no participó en ningún momento en la decisión de la apertura del muelle de carga, por el que entraron unas 3.000 personas de madrugada justo cuando estaba actuando el dj Steve Aoki: "Él no tenía la potestad para pedir su apertura ni para controlar la requisa en la entrada de los asistentes". También ha destacado "la colaboración" que ha tenido su defendido durante todo el proceso. En su opinión, ha facilitado todos los datos que le ha pedido la Policía Nacional y entregó los ordenadores a los investigadores cuando se los pidieron. "Mi cliente nunca ha medido los rendimientos que se obtienen por cada espectáculo sino por año como ocurre en las empresas. Además, no tenía obligación de tener una enfermería y, sin embargo, la contrató con una UVI móvil incluida. Tampoco le obligaban a tener un seguro de responsabilidad civil y también lo contrató", ha reiterado. 

Fuertes ha pedido al Ayuntamiento que legalice el Madrid Arena y que subsane todas las deficiencias que presenta: "Si a día de hoy hay una emergencia de verdad, seguimos corriendo el riesgo de que se produzca una tragedia mayor", ha destacado el letrado. "Pedimos la absolución de quien creemos que es inocente, porque no ha tenido culpa en estos hechos", ha concluido Fuertes

El letrado de Madridec responsabiliza a los controladores del acto

Enrique Luzón, el abogado de los tres acusados de la empresa pública Madrid Espacios y Congresos (Madridec, Rafael Pastor, Javier Ruiz Ayuso y Francisco del Amo), ha responsabilizado al sobreaforo del pabellón municipal Madrid Arena de la muerte de las cinco jóvenes. Luzón, que ha hecho una larga argumentación penal, también se ha referido al cierre de cinco de los ocho vomitorios de la pista central, a la acción de dos vigilantes que empujaron a los asistentes hacia el vomitorio y el permitir que los jóvenes pudieran bajar desde la planta media hacia la pista central.

Luzón ha descartado la responsabilidad de sus clientes, ya que el verdadero organizador de la fiesta era la empresa Diviertt y su dueño Miguel Ángel Flores: "Basta echar un vistazo al contrato de arrendamiento, que lo aclara todo". El abogado ha recordado que Madridec no participó en ningún momento de los beneficios de la fiesta de Halloween. "Flores había organizado más de 20 o 25 eventos en el mismo recinto y, como ha dicho su abogado, nunca hubo ningún problema de sobreaforo que incitara a la desconfianza", ha concluido.

El letrado ha señalado que el sobreaforo "eleva potencialmente el riesgo en un solo lugar", además de incrementar los trabajos de los medios de seguridad y de los equipos humanos. "No es determinante del resultado lesivo", ha destacado. Donde sí ha cargado la culpa es en la acción de los dos vigilantes de seguridad que empujaron a los asistentes para que no permitieron salir a los asistentes de la pista: "Su actuación sí que fue determinante en la producción del resultado [la muerte de las cinco jóvenes]".

El abogado de Madridec también ha refutado que fuera Francisco del Amo el que diera la orden de apertura del portón de carga por el que entraron miles de jóvenes de madrugada y sin entrada, justo cuando estaba actuando el dj Steve Aoki. "No ha quedado acreditado que fuera él el que diera la orden. El operador recibió una llamada en la que le decían que abriera el portón por orden de producción y no consta en el teléfono de Del Amo que lo hiciera a esa hora", ha mantenido Luzón.

El letrado ha pedido que sus defendidos sean exculpados de cualquier delito porque, en su opinión, no tuvieron ninguna responsabilidad en los hechos. En cualquier caso, ha pedido que de manera subsidiaria sean condenados, si se les considera culpables, por una imprudencia leve.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram