Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En Comú Podem no podrá garantizarse un grupo propio

La confluencia admite que la decisión será política y apura una fórmula para blindarse

Nuevo gobierno
El diputado de En Comú Podem, Xavier Domènech, durante una intervención en el pleno. EFE

En Comú Podem ha asumido prácticamente que la posibilidad de formar un grupo propio en el Congreso no está en sus manos y que dependerá de la composición final de la Mesa. Además del referéndum, la confluencia enarboló el 20-D el grupo propio pero el PP y el PSOE lo rechazaron. La coalición ve vital un objetivo que les distingue del PSC y quiere reivindicarlo en esta campaña. Por ello, busca una fórmula jurídica que le ayude a conseguirlo.

El plazo para registrar la candidatura en la junta electoral expira el viernes y los cuatro socios —Barcelona en Comú, Iniciativa, Esquerra Unida y Podem— analizan qué medidas tomar que les den más argumentos para tener un grupo separado de Podemos. Ernest Urtasun, de ICV, y Joan Josep Nuet, de EUiA, han avisado, en cualquier caso, de que la decisión final no será jurídica sino que dependerá de la voluntad política de la Mesa.

Los socios de la confluencia de izquierdas, liderada por Xavier Domènech, defenderán en la campaña su derecho a tener el grupo y lamentan que la Mesa realizara tras el 20-D una lectura regresiva del reglamento del Congreso. El artículo 23.1 de esa norma permite el grupo a quienes logren al menos el 5% de votos en toda España o el 15% en cada una de las provincias en las que se presenten. Y ese fue el caso de las cuatro catalanas (desde el 26,9% en Barcelona al 15,34% en Lleida). Superado el gran escollo, En Comú Podem creyó que la Mesa no esgrimiría el artículo 23.2 que dice que “en ningún caso” pueden formar grupo separado diputados de un mismo partido o los que no se hubieran enfrentado. La Mesa se acogió a ese punto en alusión a Podemos por participar en la campaña de En Comú Podem y ser el mismo de su versión catalana.

Los socios de la coalición  seguirán reivindicando el grupo en la campaña y lamentan la lectura restrictiva del Congreso

Descartada en principio la opción de concurrir como partido o agrupación de electores, la coalición quiere sortear la dificultad reflejando que es una realidad catalana. “Es una apuesta importante y la afinaremos al máximo”, dijo David Cid, coordinador de ICV. En Comú no comprende la resistencia cuando el Gobierno dio sus resultados del 20-D separados de los de Podemos y el Rey recibió en las consultas a Domènech. Y esgrime que, por contra, la Mesa autorizó el grupo a ERC y a Democràcia i Llibertat sin tener el 15% de los votos.

Nuet, por otra parte, ha afirmado este lunes que el partido que propone la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no se llamará SíQueEsPot, la actual marca electoral de la confluencia de izquierdas en el Parlament. "No haremos una sopa de siglas ni de partidos, sino un nuevo sujeto en que los partidos que participen sean un activo. No seremos ni SíQueEsPot ni EnComúPodem, sino algo nuevo que se dirá como se diga", ha dicho en declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press.