Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera pide a Puigdemont que se sume a la reforma constitucional

El líder de Ciudadanos reclama al presidente de la Generalitat que abandone "la vía muerta de la independencia"

Albert Rivera (izq.) y Carles Puigdemont.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha reclamado este mediodía al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que abandone "la vía muerta" de la independencia y se sume a la reforma constitucional. El líder del partido naranja considera que esa sería la mejor manera de solucionar el encaje de Cataluña en España y ha asegurado que "Cataluña no puede quedar al margen" de la modificación de la Carta Magna que han pactado PSOE y Ciudadanos.

"Los catalanes no entenderían que la Generalitat y los partidos nacionalistas no participasen en esa reforma, cuando en la ponencia de la Constitución de 1978 Cataluña lideró ese proyecto con Miquel Roca y Jordi Solé Tura", ha dicho Rivera.

"Si Convergència y Esquerra quieren volver a la Mesa constitucional será bueno para todos y si no, será malo para Cataluña y para España", ha insistido Rivera, quien ha defendido la "cordialidad" con la que se ha celebrado la reunión. En ese sentido, ambos dirigentes han pactado volver a reunirse cuando se aclare la situación política española.

El líder de Ciudadanos asegura que la reforma de la Constitución debe servir para aclarar las competencias de las comunidades autónomas y las del Estado y evitar de esa manera los continuos conflictos que ahora se producen entre ambos niveles de la administración y que finalizan en el Tribunal Constitucional.

Desde la Generalitat, su portavoz, Neus Munté, ha insistido en la postura del Gobierno catalán: existe un mandato democrático surgido de las urnas el 27 de septiembre para iniciar la vía secesión y Cataluña reclama un referéndum.

"Cuando se habla de la reforma constitucional hemos de decir que ese tren ni siquiera está puesto en la vía y por el contrario los catalanes sí que han hablado", ha dicho Munté, para quien, cuando llegue el momento de la reforma, el protagonismo ha de corresponder a los partidos políticos, no a los gobiernos.

Rivera ha defendido también la "urgente" necesidad de que las comunidades autónomas dispongan de un nuevo sistema de financiación y ha reclamado a Puigdemont que la Generalitat se sume a la aplazada reforma de la LOFCA. Se trata, ha dicho, de "fijar una caja común de servicios básicos y de corresponsabilidad fiscal con las comunidades autónomas y de evaluar costes".

En otro momento, Rivera ha insistido en la posibilidad de recuperar algunos de los 23 puntos que Artur Mas le expuso a Mariano Rajoy en la última reunión que celebraron ambos mandatarios y se ha comprometido a ello "desde el Gobierno o desde donde sea, depende de cómo acabe esto", ha apostillado en alusión a la situación política de parálisis que vive España.

La portavoz de la Generalitat ha acogido también con suma frialdad esa petición. "El catalanismo político lleva tres años haciendo propuestas de reforma y cambio y ninguna ha sido escuchada", ha dicho. "El sistema actual de financiación tiene muchos déficits. Cuando se plantee un nuevo sistema ya veremos lo que hacemos, pero no lo lideraremos", ha insistido.

Neus Munté sí que ha destacado que pese al clima cordial en el que ha trasncurrido la reunión y de las coincidencias en políticas sociales o económicas, el Gobierno catalán tiene un planteamiento muy dispar con Ciudadanos en la defensa de la inmersión lingüística que rechaza el partido naranja, así como en la necesidad de celebrar un referéndum sobre la situación política catalana.

Más información