Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ERNEST URTASUN

Un diplomático para la confluencia

Eurodiputado y con la idea de repetir en 2019, sus amigos dicen que su mundo se para cuando juega el Barça

Ernest Urtasun.
Ernest Urtasun.

Mucha diplomacia se va a necesitar para construir el nuevo partido de izquierdas y quizá por ello Iniciativa per Catalunya ha pensado en este joven diplomático de carrera para pilotar la confluencia con el triunvirato que formará con Marta Rivas y David Cid. Hijo de militantes del PSUC, Ernest Urtasun (Barcelona, 1984) lleva metida en vena la política desde que era niño y reivindica ese partido como parte de su herencia política y sentimental. Eurodiputado desde 2014, el nuevo líder de Iniciativa tiene en Europa a una de sus pasiones y dejó claro desde el primer día que su intención es en 2019, cuando vuelvan a haber elecciones al Parlamento Europeo, repetir como candidato porque dice que su compromiso con Bruselas sigue intacto.

Procedente de una familia acomodada y de origen navarro –de ahí viene su apellido de origen vasco- Urtasun estudió en el Liceo francés —no por nada su bloc personal lleva por el lema de la Revolución francesa igualdad, fraternidad y libertad— y con 15 años ingresó en las juventudes de Iniciativa. Celoso de su vida privada, ha tenido que lidiar con la etiqueta de pijoprogre que muchos de sus adversarios imputan a los ecosocialistas. Tras licenciarse en Económicas en la Universitat Autònoma de Barcelona y obtener un máster en Relaciones Internacionales, el ahora líder ecosocialista se convirtió en 2004, con solo 22 años, en asesor en Bruselas del eurodiputado Raül Romeva, ahora independentista y consejero de Exteriores de la Generalitat. En 2010, Urtasun aprobó las oposiciones e ingresó en la carrera diplomática donde trabajó en la Subsecretaría de Asuntos y Cooperación realizando las prácticas en la Embajada española en La Habana.

Apasionado de los viajes, la música, especialmente del jazz, Urtasun, que habla perfectamente francés, inglés y entiende el alemán, optó en 2014 por aparcar la diplomacia –está en excedencia y pretende regresar a ella algún día— y apostó por la política concurriendo a las europeas. El independentismo forzó la máquina: obligó a sus amigos Joan Herrera y Dolors Camats a dar un paso atrás y a retirarse de la primera línea de la política y a él a tomar el testigo para aceptar ser la cara visible de Iniciativa y ser consagrado como tal en esta XI Asamblea de Iniciativa.

Convencido de que tiene que mantener el escaño en Europa en un momento de regresión de la democracia, más que nunca cristalizado en el caso de la crisis de refugiados, Urtasun ignoró los cantos de sirena que le lanzó ayer su amigo y exeurodiputado Pablo Iglesias de que sea rescatado para la política institucional española. Considerado como el segundo eurodiputado que más intervenciones hace en la Cámara europea, Urtasun, que mantiene una excelente relación con Javi López, eurodiputado socialista y que reveló ayer que “echa de menos” las cenas en Estrasburgo con Iglesias, es un firme defensor de la confluencia y tendrá que tirar mucho de sus artes de seducción para persuadir a Colau de que es compatible el nuevo partido con reforzar Iniciativa. Socio acérrimo culé, solo abandona diplomacia para algo: sus amigos dicen que se para el mundo cuando juega el Barça.