Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un abogado pide que se impute a la jefa de policía que estaba en el Arena

La oficial Cándida Jiménez rechazó refuerzos para controlar los problemas de sobreaforo en el pabellón Madrid Arena

En la imagen, Cándida Jimenez, jefa de policía del dispositivo del evento.
En la imagen, Cándida Jimenez, jefa de policía del dispositivo del evento.

Un abogado del juicio del Madrid Arena, Salvador Díaz, que se desarrolla en la Audiencia Provincial por la muerte de cinco jóvenes en el pabellón municipal el 1 de noviembre de 2012, ha pedido que se abran diligencias a la oficial jefa de la Policía Municipal que estaba al frente del dispositivo aquella noche. El letrado ha hecho la solicitud al comprobar que la responsable ha podido mentir cuando ha negado en la sala a sus preguntas que no podía pedir la intervención en la fiesta de las Unidades Centrales de Seguridad (UCS, los antidisturbios de la Policía Municipal).

El abogado defensor del entonces inspector jefe de la Policía Municipal y acusado Emilio Monteagudo le ha preguntado en concreto por la orden 4/2008 en la que se recoge que los jefes de unidad (ella lo era de Moncloa-Aravaca) podían pedir el refuerzo de las UCS. Ella lo ha negado y ha mantenido que lo tendría que haber hecho su mando superior. El letrado Salvador Díaz, ha pedido la deducción de testimonio, en virtud del artículo 458 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim), por mentir bajo juramento cuando se es testigo.

La oficial, que fue al dispositivo de la fiesta cobrando horas extraordinarias aquella noche, ha mantenido en todo momento que el número de agentes era insuficiente para atender un acto que tenía prevista la asistencia de 7.000 personas. Pero a preguntas del fiscal ha reconocido que tenía muy pocas funciones y todas se desarrollaban fueran del Madrid Arena. Entre ellas estaban que no se produjeran aglomeraciones de gente en las puertas, que no hubiera venta ambulante en los alrededores, que no hubiera botellón (consumo de alcohol en la calle) y contactar con los responsables de la seguridad del acto.

La presidenta de la Sección 7ª de la Audiencia Provincial, María Luisa Aparicio, ha prohibido la escucha de las grabaciones de la emisora de la Policía Municipal, en las que se escuchaba a esta oficial decir que las muertes de las jóvenes se debían a un mal corte de droga. También se oía que no necesitaba refuerzos y que aquello era un caos.

La oficial ha intentado esquivar en todo momento su responsabilidad sobre el dispositivo montado aquella noche y que, supuestamente, nadie la avisó con tiempo para organizarlo. Ha querido exculparse de que aquel evento le correspondía porque generalmente lo hacían las UCS y la Unidad de Medio Ambiente.

Cándida Jiménez ha estado declarando durante casi más tres horas, en las que ha destacado que no estuvo todo el tiempo al frente del dispositivo en el Madrid Arena y acudió a otros incidentes del distrito de Moncloa. "Cuando pedí refuerzos, me dijeron que me buscara la vida", se ha exculpado, pese a que tenía la posibilidad de solicitar mayor presencia policial por la emisora. Esto no lo hizo en ningún momento, según ha quedado demostrado en su declaración. Es más, también lo reflejó en el informe redactado posteriormente a la tragedia y que fue aportado a sus superiores.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram