Los militantes de CDC piden que no haya imputados en sus listas

El 42% de los militantes del partido creen, sin embargo, que los investigados deben seguir en sus cargos si no hay sentencia firme

Marta Pascal, portavoz de CDC, en una foto de archivo.
Marta Pascal, portavoz de CDC, en una foto de archivo.

Los militantes de Convergència no quieren imputados en sus listas electorales. Es una de las conclusiones que arroja el sondeo que la formación está haciendo entre los militantes para preparar el congreso de su refundación, previsto para junio.

En una muestra de 500 personas, la mayoría de preguntados (según CDC serán 10.000, ya que pueden participar militantes, simpatizantes y personas que se hayan presentado en una lista del partido) creen que una persona investigada en una causa judicial no debe presentarse a las elecciones con Convergència.

Otra cosa es mantener el cargo pese a ser imputado, como pasa por ejemplo con el tesorero del partido, Andreu Viloca: el 42,5% de los militantes cree que el investigado no debe dimitir hasta que no haya una sentencia firme. El resto se divide entre los que creen en un cese inmediato posterior a la citación judicial (25,6%) o los que consideran que debe producirse cuando se abra juicio oral (22,2%).

La militancia también apunta a elecciones primarias, aunque el resultado es todavía poco claro: el 50% cree que debe haber un nuevo sistema más abierto para escoger los candidatos del partido en las diferentes elecciones. Los convergentes también desean apertura apostando por listas abiertas y ven un futuro en el que el líder del partido sea distinto del candidato a la Generalitat.

El cambio de nombre queda en el aire: el 27,5% considera que CDC no debe modificar marca. De entre los que apuestan por un nuevo nombre, un 35,2% cree que la palabra Convergència debería figurar, mientras que el 10% cree que se debe eliminar cualquier mención a la actual denominación del partido.

'No' a la reforma laboral

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los militantes del partido rechazan una de las políticas que abanderó CDC en el pasado, la reforma laboral que votó junto al PP.

Otro reproche que hacen a la dirección de la formación es la sensación de que el nombramiento de cargos internos ha estado cocinado. Según el sondeo, si los militantes de base no optan a un cargo es porque creen que ya están decididos.

El sondeo no pregunta sobre los casos de corrupción que afectan al partido, pero si sobre el modelo de financiación. Los convergentes quieren donaciones públicas y privadas, siempre que estas últimas sean transparentes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS