Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez reabre el caso de las cargas policiales a indignados en Barcelona

El instructor cita a declarar al polémico subinspector de los Mossos d'Esquadra Jordi Arasa

La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona ha reabierto la causa por las cargas policiales, que tuvieron lugar en mayo de 2011, a los indignados acampados en la plaza Cataluña. La jueza ha llamado a declarar al polémico subinspector de los Mossos d’Esquadra Jordi Arasa que era el responsable del operativo de orden público en aquella actuación. Tras la intervención policial, hasta 57 indignados se querellaron contra los agentes que participaron en el operativo.

Solo una de las denuncias llegó a juicio. El subinspector Arasa fue condenado a pagar una multa de 225 euros por haber propinado varios golpes de porra a un indignado que se encontraba sentado en el suelo y con los brazos en alto. Esa víctima policial era David Fernández, que años más tarde se convirtió en diputado de la CUP. Arasa es el único agente juzgado por las cargas ya que el anterior titular del juzgado de instrucción número 4 de Barcelona archivó la causa contra el resto de imputados entre los que se encontraba el exdirector del cuerpo autonómico Manel Prat y la exteniente de alcalde Assumpta Escarp. “La Audiencia ordenó reabrir la causa pero hasta ahora se encontraba en un stand by”, ha asegurado uno de los letrados de la acusación particular.

Tras la reapertura de la causa, cinco de los indignados presentaron vídeos y pruebas en las que aseguraban que era Arasa el mosso que les golpeó mientras se encontraban sentados en el suelo en actitud pacífica. El juez envió a la unidad central de fotografía y audiovisuales de los Mossos d’Esquadra todo el material aportado y ha sido el mismo cuerpo el que ha practicado un informe pericial fisonómico que según la acusación particular apunta a Arasa como el autor de los porrazos.

El subinspector deberá declarar en calidad de imputado el próximo 3 de marzo. Arasa visionará las imágenes y se le preguntará si se reconoce en los vídeos aportados. No es la primera vez que el subinspector Arasa se ve envuelto en la polémica. El agente fue imputado el año pasado por golpear a un manifestante en las protestas de Can Vies en Barcelona. A pesar de eso, el pasado mes de abril Interior condecoró al subinspector Arasa por su labor dentro del cuerpo.

Las cargas contra los indignados se produjeron después de que 200 indignados que dormían en plaza Cataluña se negaran a abandonar la zona para que entraran los equipos de limpieza. Los Mossos cargaron contra los concentrados, que ante el inminente desalojo ya superaban el millar, hiriendo a 120 personas. Tras la limpieza de la zona los indignados regresaron a la zona.

El anterior titular del juzgado de instrucción número 4 consideró que la carga había sido proporcionada y archivó la causa. Posteriormente la Audiencia la reabrió y ahora la nueva titular ha decidido seguir instruyendo el caso. La nueva titular sí que ha acordado archivar la causa contra Assumpta Escarp, que estaba imputada por prevaricación, al entender que dio "expresas instrucciones" a los guardias urbanos "de no emplear en ningún caso la fuerza, ni realizar carga alguna contra los concentrados".

Más información