Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas: “La CUP puede forzar comicios, pero no cambiar el presidente”

El líder de CDC cree que los anticapitalistas acabarán aceptando su investidura

Artur Mas, presidente en funciones de la Generalitat.

Artur Mas no piensa renunciar a un tercer intento de investidura hasta que la Candidatura d'Unitat Popular no decida, el próximo sábado, si mantiene su veto sobre el presidente en funciones de la Generalitat. Lo ha dejado claro esta mañana, y ha recalcado que mantendrá su esperanza hasta que expire el plazo legal para escoger un nuevo presidente catalán. "Como hasta el 10 de enero hay vida, agotemos los días".

"Estoy a la espera de lo que pase este fin de semana, tal como hemos esperado estos dos meses y medio. Para convocar nuevas elecciones, como pide gente diferente, tenemos que esperar hasta el 10 de enero. Antes, estoy a la espera. No puedo, ni quiero, convocar elecciones", ha subrayado Mas en una entrevista en Catalunya Ràdio. Eso sí, el líder de CDC ha aseverado que si el día 2 la CUP le rechaza otra vez no habrá más remedio que ir a nuevos comicios, a los que no tiene "miedo". Mas ha lanzado un aviso a los anticapitalistas: no habrá ningún paso atrás de Junts pel Sí: "La CUP puede forzar unas elecciones, pero no tiene fuerza para cambiar de presidente"

El líder nacionalista es optimista: cree que si la mitad de los presentes en la asamblea de la CUP del domingo aceptó su investidura –cuando tras los comicios había unanimidad en el rechazo– la balanza puede decantarse a su favor. "Ha habido mucha gente dentro de la CUP que ha trabajado mucho, con intensidad, y que han logrado que una organización que hace dos meses estaba totalmente en contra de la investidura ahora esté dividida. Esto tiene un valor importante, y lo agradezco". El empate de la asamblea le sorprendió: "No lo entendí, lo veía muy complicado. He asistido a muchas votaciones y con tanta gente un empate es muy complicado", ha destacado.

Con la elección de esperar a que la CUP tome la decisión, Mas rechaza las voces que, desde su partido, le exigen que rompa con los anticapitalistas. El último en hacerlo fue el número 2 de CDC en el Congreso, Carlos Campuzano, que le exhortó a buscar nuevos apoyos o a caminar hacia nuevos comicios. El líder del partido se ha mostrado comprensivo: "No le gusta la situación como a muchos. Pero debemos agotar el plazo porque no tenemos más remedio. Hay gente que se desbrava porque no le gusta la situación. A mí tampoco, me disgusta. Nos lo podríamos haber ahorrado". 

El candidato a la reelección ha negado, una vez más, que esté pensando en dar un paso atrás y renunciar a la investidura. Hacerlo sería, ha apuntado, enviar el mensaje que los anticapitalistas son quiénes toman las decisiones en el proceso soberanista. "Yo no soy el problema, el problema es como garantizamos mejor el proceso catalán. Si damos la imagen que aquí quién lo decide todo es la CUP el proceso soberanista descarrilará". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información