El ‘no a los toros’ gana el primer referéndum local en Valencia

Aldaia, de 31.000 habitantes, rechaza los festejos. Participa menos del 15% del censo

'Bou embolat' en un municipio valenciano.àngel sánchez | atlas (atlas)

El no a los toros se ha impuesto en Aldaia, un pueblo cercano a Valencia de 31.000 habitantes, en el primer referéndum local convocado en la Comunidad Valenciana tras el vuelco del mapa político que se produjo en las elecciones autonómicas y locales de mayo.

El Ayuntamiento, gobernado en minoría por los socialistas, preguntó a los vecinos: "¿Estás a favor o en contra de que se realicen actividades taurinas en plaza en las fiestas patronales de Aldaia?". 1.418 personas votaron que sí. 1.801, que no. Hubo además 22 votos nulos y 56 en blanco. En total participó algo menos del 15% del censo, del que formaban parte los residentes mayores de 16 años. La urna estuvo abierta en el Consistorio toda la semana pasada.

Más información
La izquierda vetará por ley las corridas y los toros en Baleares
Aguirre echa un capote a la escuela de tauromaquia
¿Se acabó la fiesta?
Un hombre muerto y otro herido por asta de toro en las fiestas de Castellón

A diferencia de otras poblaciones donde la continuidad de los festejos ha sido puesta en discusión, en Aldaia no existía una gran tradición taurina. Hay constancia de que en los años sesenta y setenta se celebraron corridas, pero durante las siguientes tres décadas no hubo festejos, afirma un portavoz municipal. El anterior gobierno local, del PP, los recuperó la pasada legislatura. En una plaza móvil se celebraban tres tipos de espectáculos: bou embolat, concurso de recortes y el conocido como grand prix. La organización corría a cargo de la peña taurina local.

"Estamos satisfechos por la participación, que ha sido mayor de la esperada", señala el alcalde, Guillermo Luján, que asegura que el Ayuntamiento ha instado a la participación pero ha sido "neutral" sobre el sentido del voto. Los partidarios y detractores de los toros sí se han movilizado en la calle y en las redes sociales. "Queríamos que fueran los ciudadanos los que decidieran. El resultado lo respetamos y lo aceptamos", afirma Luján, que no aclara por qué ha apostado él. "Yo he votado por más democracia", responde.

Después de las últimas elecciones, las poblaciones valencianas de Sueca, Xàtiva, Benifaió, Simat y Tavernes de Valldigna anunciaron consultas populares para decidir el mantenimiento de los festejos. También lo planteó Dénia, donde son típicos los llamados bous a la mar.

En contra de la continuidad de los espectáculos ha influido el daño que sufren los animales y también el riesgo que supone para las personas: los más de 8.000 festejos que se han celebrado en la Comunidad Valenciana este año han dejado siete fallecidos. La izquierda, y más en concreto Compromís y Esquerra Unida, han sido quienes más han abanderado el fin de los toros, mientras que el PP los incluyó como una "seña de identidad" valenciana merecedora de protección en una ley recientemente derogada por el Parlamento autonómico.

El movimiento antitaurino ha celebrado el resultado. Desde la Federación de Bous al Carrer de la Comunidad Valenciana se ha apuntado, en cambio, que el veto (el resultado del referéndum era vinculante) solo afecta a los festejos que se celebren durante las fiestas patronales, por lo que nada impide a la peña de Aldaia solicitar el permiso para otro momento.

Críticas

La oposición ha criticado la forma de realizar la consulta. Entre otros motivos, porque en la misma votación se preguntaba a los vecinos por cuestiones diferentes: sobre el uso del antiguo Ayuntamiento de Aldaia -que se convertirá en un "espacio para jóvenes"-, y el de la antigua escuela Mariano Benlliure -que pasará a ser una biblioteca-.

Aldaia ha sido escenario del primer referéndum sobre la fiesta desde el cambio político que se produjo en mayo en la Comunidad Valenciana. Pero no es en realidad la primera población donde se celebra. En 2008, Paterna, el municipio de 67.000 habitantes donde tiene los campos de entrenamiento el Valencia CF, organizó otra consulta, en este caso a través de Internet, sobre si debían reintroducirse los festejos taurinos. El referéndum fue impulsado por el entonces alcalde, del PP, y el resultado fue también negativo.

El regidor de Aldaia matiza que, si bien los toros han sido rechazados en el núcleo del pueblo situado a 10 kilómetros al oeste de Valencia, los festejos podrán seguir celebrándose en el Barrio del Cristo. Una zona que creció a base de la inmigración recibida en los años cincuenta y sesenta, especialmente andaluza, y que se encuentra a caballo de los términos municipales de Aldaia y Quart de Poblet.

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS