Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ratificado Bartomeu Marí en el CIMAM con tibio apoyo

El organismo internacional de los museos reacciona a las dimisiones de tres destacados miembros de su junta directiva por perdida de confianza en su presidente

Bartomeu Marí, durante su etapa como director del Macba.
Bartomeu Marí, durante su etapa como director del Macba.

La reacción del CIMAM (Comité Internacional para Museos y Colecciones de Arte Moderno), el organismo internacional presidido por Bartomeu Marí que reúne los directores de museos, a las dimisiones de tres destacados miembros de su junta directiva por perdida de confianza en su presidente, no se ha hecho esperar. Pese a ratificar a Marí en su cargo, el comunicado se limita a resumir los hechos en cinco puntos. Primero se recuerda que tras la polémica que rodeó la muestra La bestia y el soberano, Marí puso su cargo a disposición de la junta, que le ratificó durante una reunión vía Skipe el 8 de abril. Luego se destaca que los temas del congreso fueron discutidos y aprobados en la reunión de Venecia en mayo. “En aquella ocasión se decidió hablar de la censura y los museos como lugar de debate desde cuatro perspectivas de otras tantas partes del mundo, sin abordar en concreto el caso del Macba”, explicó Marí. El comunicado continúa afirmando que cuando, unas semanas antes de la reunión del CIMAM en Tokio, empezó a circular una carta criticando los temas de la conferencia y las actuaciones del presidente, se consideró que ya no había tiempo para modificar el programa. “En una reunión vía Skipe poco antes del comienzo del encuentro anual tres directores pidieron las dimisiones del presidente y frente a su negativa decidieron dimitir”, concluye el comunicado, que no añade ninguna valoración ni apoyo explícito al relato.

Por su parte Iris Dressler y Hans D. Christ, directores del Württembergischer Kunstverein de Stuttgart (WKV), coproductor con el Macba de La bestia y el soberano, en su calidad de co-comisarios con Valentín Roma y Paul B. Preciado, han difundido una nota con su valoración, lamentando que ninguno de los implicados haya sido invitado a hablar en Tokio. “Ninguno de los curadores ha sido invitado y ni siquiera Marí ha hablado. En su lugar ha confiado el discurso de apertura a Patricia Falguières, quien escribió en la plataforma online L'Internationale un artículo  insultante y disparatado en contra de nuestro comisariado, llegando a definir la obra de Inés Doujak que originó la polémica de caballo de Troya, de alguien que quería destruir el Macba”, aseguró a este diario Iris Dressler, que ha inaugurado la muestra en Stuttgart con un amplio programa de debates, mientras que Marí tras cancelarla y retractarse la inauguró casi a escondida y canceló el simposio, especialmente necesario en un contexto conflictivo como el que se produjo. “Queremos impulsar una plataforma entre los profesionales de museos para redefinir las instituciones artística y la forma de trabajar en el futuro”, indicó Dressler.

Desde Beirut donde está investigando para la próxima Documenta, Preciado al que el despido del Macba ha propulsado al equipo curatorial de este evento artístico, uno de los más prestigiosos del planeta, ha lamentado que se perdiera la oportunidad de hablar abiertamente del tema. “Siempre es más fácil llamar censura lo que hacen ‘otros’ museos, sobre todo si se trata de contextos que desde Europa son menospreciados. Es más fácil llamar censura a lo que sucede en Rusia o Cuba, lo difícil es asumir que nuestras instituciones no funcionan tampoco de forma democrática”, indicó Preciado, que está trabajando con artistas de Grecia y Líbano. “Es necesaria una repolitización de los artistas y los agentes culturales en un momento de fuerte transformación, en el que los poderes económicos y políticos se unen bajo el amparo de fundaciones, consorcios y patronatos. Los museos son unos de los lugares donde se inventa el significado del espacio público y esa elaboración no puede estar en manos de oligarquías o partidos”, concluyó Preciado.