Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lista de Ada Colau para el 20-D se llamará En Comú Podem

La alcaldesa impone a personas de su confianza en los primeros puestos de la candidatura

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante la rueda de prensa. EFE

El plenario de Barcelona en Comú aprobó ayer con un 71% de los votos concurrir a las elecciones generales del 20-D bajo la denominación de En Comú Podem en confluencia con las tres fuerzas de izquierda (ICV, Podem y EUiA) que ya se presentaron juntas el 27-S bajo la candidatura de Catalunya Sí que es Pot. La lista estará encabezada por el historiador Xavi Domènech, seguido de la fundadora de la revista Caféambllet y activista de la sanidad pública, Marta Sibina. David Cid (ICV) ocupará el tercer puesto.

La lista lleva el sello inconfundible de Colau que ha situado a personas de su confianza en los primeros puestos. El número cuatro es para Lucía Martín, fundadora de la PAH. Los primeros candidatos de Podem quedan relegados al quinto y séptimo lugar (el sexto es para BComú). Colau ha impuesto su estrategia frente a Iniciativa y Podem, debilitados tras los resultados del 27-S. Catalunya Sí que es Pot obtuvo en los comicios autonómicos 11 diputados y se quedó muy lejos de las expectativas que generó la confluencia. La dirección de Iniciativa convocó después de esos resultados una asamblea los primeros meses de 2016 para renovar su dirección mientras la secretaria general de Podem, Gemma Ubasart, dimitió de su cargo al considerar que el partido perdió su catalanidad además de criticar la presencia masiva de dirigentes nacionales en la campaña. Podem está siendo dirigido ahora por una gestora y una cuarta parte de su cúpula renunció a su cargo.

BComú ha asumido las riendas de la nueva estrategia electoral y en la negociación con Podem ha concedido que en las papeletas del 20-D el nombre figure de esta forma: En Comú Podem o Podem en Comú. La fórmula busca que los electores identifiquen la lista como Podemos a diferencia de lo que pasó el 27-S con Catalunya Sí que es Pot.