Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junts pel Sí elige a Forcadell para presidir el Parlament

Lluís Corominas será vicepresidente y Anna Simó, secretaria de la Mesa

Carme Forcadell sobre las elecciones Catalanas
Carme Forcadell, expresidenta de la ANC.

Salvo sorpresa de última hora, Carme Forcadell será escogida nueva presidenta del Parlament. La expresidenta de la Asamblea Nacional Catalana, la entidad que ha organizado las movilizaciones independentistas de los últimos años, ha sido propuesta por ERC al cargo. Según el pacto con Convergència para la coalición Junts pel Sí, los republicanos tenían potestad para elegir el candidato a pilotar el Parlament a cambio de que Artur Mas optara a la Generalitat.

Forcadell iba como número dos en la lista de Junts pel Sí. Figuraba como independiente, aunque milita en ERC y también tiene el beneplácito de CDC, con quien se granjeó buenas relaciones cuando estaba al frente de la entidad. Ambas formaciones la quisieron incluir en la lista al considerarla la líder de la sociedad civil independentista, después de que dejara la ANC porque le obligaban los estatutos. Forcadell también es vista con buenos ojos por la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), de quien depende la mayoría secesionista en el Parlament.

El nombramiento de Forcadell tiene todos los visos de prosperar. Los grupos de la Cámara están negociando la configuración de la Mesa, el órgano de siete miembros que gestiona los plenos y coordina el funcionamiento del Parlament. Los partidos coinciden en que el 27-S arroja una mayoría independentista en la Mesa. El pacto pasaría por dar tres plazas a Junts pel Sí (con la presidencia y la vicepresidencia incluidas), una a la CUP y las otras tres repartidas entre Ciutadans (a quién corresponde una vicepresidencia), PSC y Catalunya Sí que Es Pot. Aparte de Forcadell, ERC situará a Anna Simó en una secretaría, y el convergente Lluís Corominas repetirá en una de las vicepresidencias.

El reparto está pendiente de la CUP, que se resiste a aceptar un puesto en la Mesa, ya que defiende que su labor en el Parlament no está en un cargo institucional. Sin embargo, los anticapitalistas podrían ceder su voto en Junts pel Sí para asegurar la mayoría soberanista, informa Ana González Liste. Lo apuntó este lunes la diputada Anna Gabriel: "No queremos una Mesa que ponga freno a las iniciativas de país que propongamos". Una renuncia de la CUP a su plaza implicaría que Junts pel Sí obtendría la mayoría en la Mesa, algo que rechazan el resto de las formaciones.

Quien está lejos de tener representación en la Mesa es el PP, molesto porque considera que debería estar incluido en el órgano parlamentario. La formación es la penúltima fuerza en la Cámara pero la CUP, por su posición clave para la mayoría independentista, cuenta más en el reparto final.

Los partidos catalanes dan por hecho que el Parlament se constituirá el próximo lunes. En paralelo, la CUP y Junts pel Sí siguen negociando, y esperan tener encarrilado un pacto por el proyecto independentista y el plan social antes del 20-D. Otra cosa es la investidura de Mas, en la que continúan divididos. CDC y ERC esperan a que las conversaciones con la CUP se concreten para debatir si repiten la coalición de Junts pel Sí en las generales.

Más información