Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BComú aprueba impulsar una lista con ICV y Podemos para las generales

La formació de Ada Colau se pone como objetivo "echar a Rajoy" en los comicios del 20-D

Ada Colau
Ada Colau, con la vara municipal.

Barcelona en Comú da el salto desde el municipalismo y se presentará a las elecciones generales del próximo 20 de diciembre previsiblemente de la mano de ICV y Podemos. La decisión se tomó ayer por la tarde con un 81% de votos a favor en un plenario en el que participaron casi 400 personas, entre ellas la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que no tomó la palabra.

Aunque el portavoz de la formación y miembro de la ejecutiva, Jordi Rabassa, afirmó que la decisión tomada es “impulsar una candidatura ciudadana para las próximas elecciones generales haciendo un llamamiento a movimientos sociales y partidos políticos”, a nadie se le escapa que la candidatura pasará por una alianza con Podemos e ICV. Sus dirigentes han mantenido contacto con la ejecutiva de Barcelona en Comú, formada por ocho personas. La ejecutiva colegiada tiene ahora el mandato de concretar el cómo de la propuesta, que se votará en un nuevo plenario en 15 días. “Es necesario que un actor como nosotros pueda intervenir en las generales” con un grupo propio como condición, manifestó Rabassa.

Ayer, ICV en una comparecencia pública llamó a conseguir una confluencia de izquierdas. Los ecosocialistas ya tienen cerrado un acuerdo con Podemos para ir a la generales en el que han pactado repartirse los nombres de la lista al 50%. Barcelona en Comú también cuenta para sumar a lista miembros y contar con integrantes de candidaturas “en Comú” de ciudades catalanas donde no lograron la victoria.

 “Echar a Rajoy”

 Durante el plenario, que se prolongó tres horas, los partidarios del al pacto defendieron la necesidad de “echar a Rajoy como sea” y de que la victoria de Barcelona no convierta al partido “en una Galia enmedio de un mar de agresiones”. Los partidarios del no mostraron recelos por el poco tiempo que hay para cerrar la confluencia y la falta de gente para armar una lista. También hay temor a poner en riesgo la solidez de Barcelona en Comú y cosechar “un fracaso” como el de Catalunya sí que es pot.

Los integrantes del plenario que ayer participaron en la reunión son las personas activas en los ejes temáticos y barrios que integran la formación que llevó a la exactivista Colau a la alcaldía de Barcelona. Entre ellos hay numerosos dirigentes de ICV, como la exdiputada y hoy teniente de alcalde de Barcelona Laia Ortiz.

La ejecutiva colegiada durante esta semana ha mantenido contactos --"tanteos", dicen-- con dirigentes de Podemos, presentó la propuesta de confluencia "que pasa por garantizar que el proyecto sea ciudadano, con la máxima autonomía y potente, porque la intención es competir por la victoria en Cataluña", explica Jordi Rabasa. "No queremos una sopa de siglas", afirma, desde la premisa de que el peso ciudadano y de luchas del territorio debe ser grande. La otra premisa es que pase lo que pase, lo conseguido en el Ayuntamiento de Barcelona es intocable. "En ningún caso se puede debilitar el grupo municipal", expresa Rabasa.

El debate llegaba después que la idea de reproducir una experiencia como la de Barcelona en Comú en las elecciones catalanas resultara un fracaso. "Se intentó, pero las negociaciones no funcionaron, no se produjeron en los términos de la candidatura de las municipales: no era la ciudadanía quien fue a buscar a los partidos, sino al revés, y nos retiramos a tiempo", explica un conocedor de las negociaciones. Además, como afirma gráficamente, "Cataluña es un terreno minado, donde el debate soberanista no está superado internamente", añade. La retirada supuso también que el mayor activo de la marca, Colau, no participara en ningún acto, lo que sentó fatal a ICV, que costeó en buena parte de la campaña de las municipales.

Pero la idea de que "hay que echar a Rajoy como sea" tiene mucha fuerza internamente. La propia Colau, abría en una entrevista con este diario la posibilidad de participar de alguna forma en las generales: "Habrá que movilizar a mucha gente", afirmaba coincidiendo con sus primeros 100 días en el cargo. No hay que olvidar que Colau y la alcaldesa de Madrid, son las dos políticas españolas mejor valoradas, y tanto sus formaciones como Podemos, que las auspició, lo saben.

Lo que está claro es que Barcelona en Comú no permitirá de ninguna manera una fuga de cerebros de ex activistas que ahora están en el Ayuntamiento, ya sean técnicos, asesores o regidores, salvo el caso de Raimundo Viejo, de Podemos, que casi desde el minuto uno ha manifestado que se irá. "Lo conseguido en Barcelona es demasiado grande y sólido para hacerlo tambalear", afirman fuentes de Barcelona en Comú. El caso más paradigmático es el del tercer teniente de alcalde, Jaume Asens, al que no le importaría optar a ser diputado, pero el resto de concejales han cerrado la puerta a la salida. "Sería una crisis de Gobierno que no nos podemos permitir", afirman varios electos del Consistorio.

Todavía no se ha cerrado el acuerdo con todas las formaciones para la confluencia a las generales

A todo esto se suman las malas encuestas de Podemos, por lo que el partido de Pablo Iglesias no ha dudado en recurrir a las candidaturas ciudadanas que han arrebatado a formaciones tradicionales los ayuntamientos de Barcelona, Madrid, Zaragoza, Valencia, A Coruña o Cádiz. Si se enrolan en su candidatura, tendían buenos caladeros en los que pescar votos en el territorio. Y en el caso de Cataluña, consideran que hay votantes huérfanos en el momento en el que la CUP no concurre a las generales.

En cualquier caso, y pese a que la dirección de Barcelona en Comú presentara ayer por la tarde una propuesta al plenario, la decisión final será de sus participantes, que se espera que sean muchos. Los dirigentes de BComú no ocultan un cierto temor a que las bases no lo vean claro y digan que no a ir a las generales. En la organización que lidera Colau los ejes, y sobre todo los barrios, tienen mucha fuerza y en más de una ocasión han parado propuestas o han impuesto sus demandas en decisiones trascendentales, como la elaboración de la lista de Barcelona. El tiempo apremia: la fecha límite de presentación de candidaturas es el 6 de noviembre. Faltan 21 días.

Iniciativa y EUiA apremian a BComú para que vaya en la confluencia

Los coordinadores de Iniciativa y Esquerda Unida i Alternativa, Dolors Camats y Joan Josep Nuet, han hecho un llamamiento a Barcelona en Comú para que se una a su candidatura de confluencia para las elecciones generales. EUiA se suma al acuerdo que ICV y Podem firmaron en julio para presentarse conjuntamente y tener un grupo propio catalán en el Congreso. “Contamos con Podem, Equo, Barcelona en Comú y la gente que no tiene partido que quiera dar un paso adelante”, ha dicho Nuet.

Por la experiencia de las elecciones del 27-S, desde ICV aseguran que tanto la campaña como la candidatura serán diferentes. Pretenden incluir nuevos actores políticos y encontrar a un cabeza de lista que sea un punto de encuentro que haga sentir cómodas a todas las formaciones. De nuevo, la confluencia de la izquierda alternativa para las generales apostará por un líder independiente que “pueda simbolizar lo que suponen los espacios plurales de las luchas ecologistas”. Nuet y Camats han insistido en que el objetivo es “echar al PP del Gobierno” y en que el resultado de estas elecciones “puede afectar a las decisiones que se tengan que tomar en Cataluña a partir del 20-D". Camats ha insistido en que la prioridad será la defensa del referéndum por el derecho a decidir de los catalanes.

El líder de ICV, Joan Herrera, ha desterrado la opción de que las siglas de la formación ecologista se quedaran en un segundo plano en la candidatura de Catalunya Sí que es Pot respecto a las de Podem. “La visibilidad de las siglas ha sido la misma en BComú que en la lista al Parlament”, ha afirmado para destacar que “más allá del amor por las siglas que podamos tener hay que ver lo que aportamos: valores de izquierdas con una perspectiva catalanista”. Todavía no se ha cerrado el acuerdo con todas las formaciones para la confluencia a las generales, cuentan con que también se sume Equo además de la formación de Ada Colau. Interpelado sobre el nombre que tendrá la candidatura, Herrera ha manifestado que “hay dos componentes: Podem y la expresión de la confluencia”.

En las próximas semanas los partidos elegirán a sus candidatos, cada formación irá con su propia lista a las negociaciones de la confluencia

En las próximas semanas los partidos elegirán a sus candidatos, cada formación irá con su propia lista a las negociaciones de la confluencia. Nuet ha explicado que EUiA hará un referéndum entre su militancia para decidir finalmente su participación en esta lista plural y anunciará sus candidatos el 31 de octubre tras un proceso de primarias. Iniciativa también prepara un Consejo nacional para poner fecha a sus primarias. “El candidato de ICV solo lo elegirá la militancia, nadie más”, ha aseverado Camats, que no se ha pronunciado sobre si ella o Herrera formarán parte de su lista.