Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciutadans y PP se quedan solos defendiendo las imputaciones

El PSC tacha de error la judicialización de la consulta 9-N

Ines Arrimadas
La cabeza de lista por Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante la entrevista que mantuvo con Efe en la sede de su partido. EFE

Ciutadans y el Partido Popular se han quedado solos esta mañana en la defensa de las imputaciones del presidente Artur Mas y de la consejera Irene Rigau y de la exvicepresidenta Joana Ortega por la organización de la consulta alternativa del 9-N. En declaraciones en la sede partido, Inés Arrimadas, presidenta del grupo de Ciutadans en el Parlament, ha admitido que "no es una buena noticia" que los tres políticos estén implicados en un proceso judicial pero ha señalado que ese hecho demuestra que el Ejecutivo de Mas “trabajó solo para una parte de los catalanes”. Tras afirmar que respetarán la decisión judicial, la diputada ha señalado que "los políticos del siglo XXI no pueden estar por encima de las leyes”.

Pese a ello, Arrimadas ha lanzado un mensaje al Partido Popular para que acceda a dialogar. En clave ya pre electoral, la diputada ha advertido que la situación política en Cataluña no se puede resolver solo con las leyes. “Claro que tenemos una justicia politizada”, ha afirmado, “pero eso no es excusa para no cumplir las leyes”, ha avisado a Mas. Arrimadas ha criticado que el president en funciones no se haya preocupado antes por el actual sistema judicial: “CiU ha gobernado de facto este país, cuando no había mayorías, y no parecían muy preocupados por la politización de la justicia hasta que han tenido casos judiciales por corrupción”.

Colau: "No movilizamos porque es una agresión del PP"

La participación de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en la concentración de apoyo a los miembros de la Generalitat imputados por organizar la consulta del 9N prevista para la tarde de este martes, ha sido duramente criticada por los grupos municipales del PSC, PP y Ciutadans.

El presidente del grupo del PSC, Jaume Collboni, ha acusado a Colau de "estar entretenida en cuestiones que no son de ciudad, como el viaje de los refugiados o el apoyo al presidente Mas". Collboni ha rechazado la imputación pero también el apoyo expreso de Colau, a quien ha pedido que se abstenga de participar en el acto con el mismo argumento que utilizó para no participar en la Diada, cuando afirmó que "estaba fuera de su ámbito institucional como alcaldesa".

Por parte del PP, su jefe de filas, Alberto Fernández Díaz, ha acusado a Colau de no "salir a defender al señor Artur Mas ante los tribunales y no a defender Barcelona ante la Generalitat de Artur Mas y le pida un mejor financiación". "El independentismo tiene una nueva aliada que es Ada Colau, es su aliada sorpresa, nueva portavoz y referente en Barcelona".

Desde Ciutadans, la presidenta del grupo municipal, Carina Mejías, ha criticado lo que entiende que por parte de Colau "es poner la ciudad al servicio del independentismo". Mejías ha rechazado "que la alcaldesa encabece la manifestación de apoyo a Artur Mas, imputado por desobedecer las leyes" y ha pedido "que no politice cuestiones judiciales que no deben marcar el paso de la ciudad".

Arrimadas ha manifestado su respeto a quienes han mostrado su apoyo a los miembros del govern imputados porque “están en su derecho” aunque ha lamentado que si se defiende que los políticos estén por encima de la legislación se establece que existen “ciudadanos de primera y de segunda”. La líder de C’s ha instado a Ramon Espadaler (Unió) y a Lluís Rabell (Catalunya Sí que es Pot) a aclarar si consideran que “los políticos están por encima de las leyes democráticas y pueden hacer lo que quieran”.

Xavier García Albiol, líder del PP catalán, ha realizado un discurso más agrio al calificar de "espectáculo poco gratificante" y de "numerito" la concentración secesionista ante el Palau de Justicia. "Es una falta de respeto a la independencia de los poderes. Intentan tapar con la senyera las cuestiones judiciales y no políticas", ha dicho el diputado popular que ha defendido que Irene Rigau no está imputada por "defender la democracia y darle la voz al pueblo" sino por desobedecer, prevaricar y malversar fondos públicos. "Es una perversión del sistema. Esas actitudes no ayudan a dar con el clima de diálogo y cordura cuando el Gobierno organiza numeritos judiciales".

El PSC adopta un papel más institucional y se acoge al clásico “respeto a las decisiones judiciales”. Aún así, la número dos de los socialistas catalanes, Eva Granados, ha recordado que su partido no cree que “la materia que” investigan los jueces “sea motivo de una sanción penal. En consonancia con Rabell, Granados ha considerado “un error que se haya judicializado un problema político” y ha pedido que la Justicia “haga su trabajo rápido”. Los socialistas no estarán en las concentraciones de apoyo a los imputados, pero respetan “a quien quiera participar”. La que sí estará es la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ya anunció su apoyo a los miembros imputados y se dejará ver en la plaza de Sant Jaume junto a los secretarios generales de CC OO y UGT en Cataluña.

Más información