Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA PRECAMPAÑA PARA LAS ELECCIONES GENERALES

La lista por Barcelona al Congreso amenaza la paz en el PSC tras el 27-S

Chacón se resiste a incorporar nombres que avalan Miquel Iceta y Pedro Sánchez

Pere Navarro y Carme Chacón, en una reunión del PSC.
Pere Navarro y Carme Chacón, en una reunión del PSC.

El PSC respira una paz interna como hacía años que no vivía, pero que puede turbarse en los próximos días a cuenta de la elaboración de la lista de Barcelona al Congreso para las generales. El origen del desencuentro es el deseo de la exministra Carme Chacón, que repetirá como cabeza de lista por la capital catalana, de confeccionar una candidatura a su gusto y desdeñando nombres que son irrenunciables para Miquel Iceta y Pedro Sánchez, los líderes del PSC y el PSOE.

Los candidatos que Chacón no ve con buenos ojos son Pere Navarro, ex primer secretario del PSC, y Maurici Lucena, exportavoz en el Parlament e integrante del equipo de economistas que designó antes del verano el secretario general del PSOE. Chacón argumenta que no los avalan sus respectivas federaciones, aunque fuentes del PSC recuerdan que aún no se han hecho propuestas y que esa condición no es imprescindible.

Por el contrario, fuentes del PSC consideran que lo que persigue la exministra es dejar sitio en las listas para asegurarse que repetirán en los puestos de salida personas de su máxima confianza. Entre ellas, José Zaragoza, exsecretario de organización del PSC y Germán Rodríguez, exasesor de Chacón en su etapa de Defensa y que abandonó aquel cargo para irse al Congreso en 2011.

El PSC logró entonces diez diputados por Barcelona, un resultado que se antoja difícil de repetir, y de ahí los codazos por situar a algunos nombres en los primeros puestos. Para la dirección del PSC es irrenunciable el caso de Navarro, por su condición de ex primer secretario y el reconocimiento que se le debe. "Mientras Navarro se abrasaba en Barcelona con el proceso soberanista, Chacón estaba en Miami dando clases de Derecho", recuerda un dirigente del PSC para reclamar el reconocimiento "que merece" el ex líder del partido.

En la candidatura no repetirán ni Joan Rangel, que antes que diputado en el Congreso fue delegado del Gobierno en Cataluña durante los años del Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, ni tampoco Juan Carlos Corcuera. Por el contrario, sí estará en los primeros puestos de salida Carles Martí, actualmente senador y ex teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona.

La comisión de listas del PSC no se reunirá el 23 de octubre para cerrar la candidatura. No está claro si será lista cremallera (un candidato de cada sexo) o paritaria (una proporción de 40 y 60%). La segunda opción podría ser una válvula de salida para encajar los nombres masculinos, pues en el caso de las mujeres no existe la misma disputa y más tras la marcha de Meritxell Batet como número dos por Madrid, lo que despeja el camino a nuevas incorporaciones.

Podría ser el caso de Marta Farrés, que se encaró con la vieja guardia del PSC en el Sabadell y plantó cara en las primarias para elegir al candidato a la alcaldía. Farrés fue derrotada por Josep Ayuso, el candidato que avalaban los hermanos Manuel y Paco Bustos, pero los socialistas perdieron la alcaldía lastrados por el caso Mercurio de corrupción urbanística.

El exsecretario general del Partido Socialista de Madrid Tomás Gómez y el concejal Antonio Miguel Carmona, conocidos detractores de Pedro Sánchez, propusieron ayer al PSC que el número dos de la lista Barcelona al Congreso sea de Madrid.