ENTREVISTA A ÁNGEL GABILONDO

“Cifuentes tiene prisa, necesita salir rápido de los últimos 20 años del PP”

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid reivindica algunas de las políticas sociales aprobadas por el Gobierno regional en sus 100 primeros días y cuestiona la postura de Ciudadanos de "oposición por la mañana y Gobierno por la tarde"

Ángel Gabilondo, esta semana en su despacho en la Asamblea de Madrid.
Ángel Gabilondo, esta semana en su despacho en la Asamblea de Madrid.LUIS SEVILLANO

Ángel Gabilondo (San Sebastián, 1949) resume los primeros 100 días de Cristina Cifuentes, investida presidenta de Madrid gracias al apoyo de Ciudadanos, como una “buena labor” de marketing y recuerda que algunas de las políticas más sociales del Gobierno las defendió el PSOE durante años frente al PP. “Ahora quieren decir que empieza un tiempo nuevo, bienvenido sea, pero tienen que asumir las consecuencias y responsabilidades de los últimos 20 años de Gobierno”, observa el portavoz socialista en la Asamblea.

Pregunta. ¿Qué valoración hace de los primeros meses del Gobierno de Cifuentes?

Respuesta. La política no es solo el arte de los anuncios, aunque le haya procurado una buena imagen a la presidenta. Yo tengo una idea no sé si más antigua, pero sí distinta de la política. Mi preocupación es que se generen espacios de decisión compartida y hacer compatibles las iniciativas de todos en proyectos comunes desde el primer momento. Y en esto estamos insatisfechos. Además, debemos tener una perspectiva histórica: un análisis de los últimos años permite recordar que las tasas universitarias que ahora bajan un 10% las aumentaron un 65%. Hay que tener más relato histórico de dónde vienen las decisiones, como la ampliación del abono transporte para jóvenes. Pues claro que es una medida positiva, pero si uno mira la historia, son iniciativas que se han defendido en sede parlamentaria, algunas durante años, y que encontraban siempre la oposición del PP.

“Ciudadanos a veces es oposición por la mañana y Gobierno por la tarde”

P. ¿Está legitimado el Gobierno de Cifuentes, cuando ha perdido casi todas las votaciones en el Parlamento?

R. El resultado electoral y el acuerdo electoral con Ciudadanos le han dado un diputado más, pero políticamente debe cuidarse de no perder los consensos que te dan cada día un Gobierno consistente. Su legitimidad es absoluta, pero políticamente, el hecho de que no encuentre el apoyo suficiente en la Asamblea toca la línea de flotación de cualquiera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. ¿Cuánto puede aguantar en esa situación un Gobierno en minoría como el actual?

R. Está claro que todo está muy condicionado por las elecciones generales... Mientras Ciudadanos a la hora de la verdad lo apoye, puede aguantar todo el tiempo, la legislatura entera. Ciudadanos insiste en apoyar al Gobierno y a la hora de la verdad, en los momentos decisivos, el PP se siente apoyado por Ciudadanos.

P. ¿Ciudadanos está más cerca del PP o de ustedes?

R. A veces es oposición por la mañana y Gobierno por la tarde. Su política fiscal es cómoda para el PP, y para mi gusto tienen una idea de la educación más elitista de la que yo podría tener. También tienen muchísimos valores, mucha voluntad de transformación y de regeneración... Podemos encontrar puntos de alianza, pero desde luego no de pura identificación. Para nosotros, son un partido de tinte más conservador que el proyecto que tenemos.

P. Cifuentes afirma tener un gobierno “fuerte” y “con ganas”.

R. Cuando se quiere gobernar llevado de ciertas prisas, se olvidan las urgencias. Algunas reacciones del Gobierno no tienen detrás proyectos definidos, pensados, articulados, con presupuesto. Son simplemente salidas al paso. Estamos en un tiempo un poco gestual, de anuncios, de anticiparse a lo que el otro diga y entonces casualmente se me ocurre a mí también… Ante situaciones así, la mayor fuerza es la coherencia. Y el proyecto político del PP empieza a tener un problema: ha estado 20 años gobernando en Madrid, y ahora parece que los quieren olvidar. Nosotros queremos la gobernabilidad de Madrid, pero no tenemos prisa ni ansiedad ni queremos como objetivo político debilitar al Gobierno. No. Nuestro objetivo es resolver los problemas de los ciudadanos. Tenemos que interiorizarlo.

P. ¿Le pasará factura Púnica al PP?

R. Quiero que la lucha contra la corrupción política sea mucho más consistente. Que vaya a las causas, que vaya a las estructuras, a las razones. No solo a ver si pillamos a uno u otro, que también. Yo no quiero prejuzgar en absoluto, pero si se llega hasta la imputación [de Jaime González Taboada, consejero de Medio Ambiente] habrá que pedir que se asuman las consecuencias. A mí no me gusta estar todo el día aireando cosas, pero sí espero que conozcamos de verdad y hasta el fondo lo que hay en Púnica. Y que se adopten las medidas para sancionar, para que se devuelva lo robado, y para que nunca más vuelva a suceder. Y eso son medidas estructurales.

P. ¿Le convencen los intentos de Cifuentes de desmarcarse de los últimos 20 años del PP?

“En mis planes no está nada más que trabajar aquí, es mi horizonte personal”

R. Mentiría si no dijera que han hecho una buena labor de imagen. Han logrado la imagen de que verdaderamente este es otro estilo, otra realidad, otro Partido Popular. Esa imagen no es puro gesto, también tiene un contenido. No digo que no sea amable, que no sea cordial. Pero en algún modo [Cifuentes] tiene prisa, desea y necesita salir rápido de los últimos 20 años de gobiernos del PP. En líneas generales, el nuevo PP me parece continuista y conservador. Eso no quiere decir que haya novedades y gestos, pero el modelo que tienen social y económico es conservador. Madrid es una sociedad con una insoportable desigualdad, y el PP no está transformando la realidad.

P. ¿Han calculado el coste de todas las promesas del Gobierno regional?

R. No dudo de sus buenas intenciones, pero con una deuda de 25.000 millones de euros y un objetivo de déficit del 0,7%, las políticas sociales que se preconizan y con una voluntad de bajar los impuestos, a mí no me salen las cuentas. La presidenta ha reconocido que había un problema de tensión de tesorería. A eso hay que añadir que los recortes han tenido especial incidencia en las políticas sociales, en la sanidad y la educación públicas mientras se dedicaba parte del presupuesto a instituciones privadas.

P. En caso de que Pedro Sánchez sea presidente del Gobierno, ¿aceptaría, si se lo ofrece, un puesto en su gabinete, ser de nuevo ministro de Educación?

R. Muchas condiciones y muchas hipótesis para una misma pregunta: en caso de… Aceptaría si… En mis planes no está nada más que trabajar aquí. Nada más. Lo digo con rotundidad. Es lo que dije y lo que tengo como horizonte personal. No hay ninguna otra cosa. Lo que no sé es qué otras ideas tienen otros sobre mí. Pero las que tengo yo para mí son esas. A mí me encargó Pedro Sánchez que tratara de colaborar en un programa de educación, ciencia y cultura y lo he venido haciendo y seguiré haciendo si se me pide. Pero de ahí yo no deduzco absolutamente nada. Y además, pido una cosa muy difícil: que los demás tampoco la deduzcan.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS