Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una hormigonera sin frenos aplasta un coche y mata al conductor en Madrid

El ocupante del turismo, un varón de 37 años, ha fallecido en el acto.

El accidente ha ocurrido en Chueca, en la calle de San Marcos esquina con Barbieri.

Una hormigonera descontrolada y sin conductor aplastó el pasado lunes un turismo en la calle San Marcos cobrándose la vida del conductor, un varón de 37 años, según ha confirmado el Samur. La hormigonera recorrió la calle San Marcos, en el barrio de Chueca, arrasando con todo lo que encontraba a su paso. El suceso, ocurrido entre las 16.00 y las 17.00 del lunes, se ha producido debido a un problema con el freno de mano del vehículo que o bien se ha soltado o bien no estaba bien anclado.

“La hormigonera ha empezado a bajar muy rápido y el coche, que estaba parado cediendo el paso a una grúa, ha quedado atrapado entre los otros dos vehículos; le han hecho un sándwich”, cuenta un hostelero de la zona que ha presenciado el accidente. El cruce de la calle de San Marcos con Barbieri, lugar del accidente, estuvo cortado varias horas mientras los efectivos de la Policía, el Samur y los bomberos trabajaban para extraer el cuerpo del vehículo. "Fue una operación muy complicada", recuerda un bombero presente en el rescate. "El coche estaba aplastado y atrapado entre la grúa y la hormigonera", añade.

Antonio Domínguez, de 26 años, también estaba trabajando en un centro de estética de la calle donde ocurrieron los hechos. "Oímos un ruido como de chatarra, y al asomarnos no pudimos ni ver el coche", cuenta bastante afectado. "Ha sido muy desagradable". A pesar de que el Samur y los bomberos han llegado rápidamente al lugar de los hechos no han podido hacer nada para salvar la vida del conductor: "Ha muerto en el acto", confirman desde Emergencias Madrid.

Los psicólogos del Samur tuvieron que asistir a la pareja de la víctima, en shock tras presenciar el accidente, "estaba destrozado", al igual que a varias personas que se encontraban en la calle y vieron lo ocurrido. El conductor de la hormigonera se bajó del vehículo tras rozarse con otro coche. Cuando fue a hacer el parte, se percató de que la hormigonera se movía a toda velocidad. Tras el suceso fue interrogado por la Policía y puesto a disposición judicial. 

Tras pasar la noche en el calabozo, el conductor acudió el martes al juzgado de instrucción número cinco de Madrid para declarar. Como ya dijo a la Policía el día del suceso, afirmó haber accionado el freno de mano y no saber qué podía haber pasado. El conductor, que dio negativo en el análisis de alcoholemia que se le realizó, lleva más de 20 años trabajando en la empresa. El juez le acusa de homicidio imprudente y ha ordenado su puesta en libertad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información