Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tarragona vota en masa y destapa sus diferencias

La independencia arrasa en los territorios rurales pero no convence en las capitales

Gente votando este domingo en Tarragona.
Gente votando este domingo en Tarragona.

La demarcación de Tarragona abarrotó ayer las urnas. Territorio tradicionalmente asociado a las fuerzas constitucionalistas, también aquí el independentismo se posiciona con fuerza. Pero con matices. De los dieciocho escaños que había en disputa, Junts pel sí se ha quedado con la mitad.

La candidatura del economista Germà Bel, que no votó en su Alcanar natal porque lo había hecho por correo para poder seguir la jornada desde Barcelona, se llevó una cómoda mayoría. Sin embargo, en ciudades como Tarragona, Reus, Vila-seca y Salou la opción rupturista pierde fuelle en beneficio de Ciutadans.

El partido naranja ha logrado un resultado notable. La lista que encabezaba Matías Alonso, un antiguo oficial del ejército español, crece hasta los tres diputados (tenía solo uno). Carles Castillo, que lideraba el PSC, y el PP de Alejandro Fernández fueron los perdedores de la jornada. Dos escaños para los socialistas y tan solo uno para el PP. El geógrafo Sergi Saladié, estrenará la aportación cupera de Tarragona al Parlament.

Igualmente, a Catalunya sí que es pot le salieron los números para conservar la representación que tenía IC-V. Y lo hará a pesar de que su candidato, Gerard Bargalló, no pudo votar en Reus por un problema con el censo.

A las seis de la tarde la participación ya era del 61,8%, un 8,8% más que en 2012 a esa misma hora y hasta cinco puntos más elevada que la que se registró en 2010 al cierre de las urnas (56,7%). En Tarragona ciudad la altísima participación obligó a la Junta Electoral de Zona a movilizarse para conseguir más sobres porque algunos colegios electorales los habían agotado. El departamento de Gobernación de la Generalitat hizo llegar una remesa extra de 2.000 unidades. En Reus, la otra gran capital, la participación llegó al 75,8% y fue más de diez puntos superior a la registrada en los últimos comicios al Parlament.

Idénticas tendencias registraron ciudades como Valls y Cambrils y muy parecido seguimiento se vivió en Amposta y Tortosa, las dos grandes ciudades de Terres de l'Ebre. También en las regiones más rurales los ciudadanos se afanaron en acudir a votar. El Priorat, que apenas suma 10.000 habitantes en toda la comarca, fue más allá del 75% de participación, hasta un 80% posicionados a favor de la independencia, y también la Ribera d'Ebre de Ascó y Flix vieron como votaban 7 de cada 10 de los ciudadanos con derecho a hacerlo.