Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un niño de 9 años al volcar un quad que conducía su hermano de 5

Los menores se hallaban jugando en la finca particular de su abuelo en Palafrugell

Un niño de 9 años murió el pasado martes debido a las graves heridas sufridas en un accidente de quad. El pequeño y su hermano de 5 años, vecinos de Begur (Girona), se encontraban jugando en una finca de la familia en Palafrugell cuando el quad que conducía el más pequeño de los dos volcó y cayó sobre el mayor, que iba de paquete.

El siniestro tuvo lugar sobre las 18.30 horas del martes en una finca que los abuelos de los pequeños tienen en Palafrugell, de donde es originaria la familia. Como hacían muchas tardes, los pequeños jugaban por el terreno y se alternaban en la conducción del quad, de pequeñas dimensiones y 50 centímetros cúbicos de potencia, que, al parecer, tenían desde hacía poco tiempo. En un momento en que conducía el pequeño de 5 años, este dio gas y el quad se desequilibró, se levantó y volcó, lo que hizo que los dos pequeños cayeran al suelo. La mala suerte hizo que la víctima se golpeara de forma contundente la cabeza contra el suelo y que además el quad le cayera encima.

Sin dar tiempo a llegar la ambulancia, el padre de los niños llevó a los pequeños al Centro de Atención Primaria de la Palafrugell, pero a pesar que los sanitarios intentaron reanimar al mayor, el grave traumatismo craneoencefálico que presentaba hizo que ya no consiguiera salir de allí con vida. El hermano menor fue trasladado al Hospital de Palamós con varias contusiones.

Finca particular

A pesar que varias patrullas de Mossos acudieron al lugar del siniestro, el reglamento general de circulación no es de aplicación en el interior de una finca privada. Por ello, que los niños condujeran un vehículo a motor, o que lo hiciera sin el preceptivo casco, no es constitutivo de ningún tipo de infracción legal ni administrativa.

La tristeza ha invadido Begur, localidad de poco más de 4.000 habitantes. Ayer jueves, por la mañana, la iglesia parroquial quedó pequeña para acoger a todas aquellas personas que fueron a dar su último adiós al menor, entre ellos, los alumnos de su clase de cuarto de Primaria del colegio Doctor Arruga de Begur.

Un equipo de psicólogos preparó a los menores, tras lo cual, los profesores tutelaron la confección de cartas y dibujos de los escolares dirigidas a su compañero fallecido.