Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se desvincula del cambio del sistema de financiación de Margallo

El ministro defiende un nuevo modelo que cedería casi todo el IRPF a Cataluña

El ministro de Exteriores Margallo junto al candidato del PP Albiol
El ministro de Exteriores Margallo junto al candidato del PP Albiol EFE

La dirección nacional del PP se desvinculó este jueves del apoyo expresado por el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, a una posible reforma constitucional para incluir "el hecho catalán". El portavoz del partido, Pablo Casado, aseguró a EL PAÍS que ni el Gobierno ni el PP respaldan esta "posición personal" de Margallo y que el programa electoral de la formación para las próximas elecciones generales no va a incluir ninguna reforma constitucional. "El PP no cree en esta reforma", aseguró Casado, que cree, además, que Margallo la ha planteado en un momento "muy inoportuno", justo el día que se incia la campaña electoral para las elecciones catalanas.

En el caso de que algún partido proponga una reforma de la Constitución, añadió casado, el PP la estudiará, pero solo si se refiere a cambios "muy puntuales", como el que pactaron populares y socialistas para el artículo 135 de la Constitución. Margallo ha defendido esta mañana una reforma de la Constitución para encajar "el hecho catalán", así como el sistema de financiación para ceder prácticamente todo el IRPF a Cataluña y acabar con las reivindicaciones soberanistas. Sin embargo, horas después. el PP se ha desvinculado oficialmente de esta propuesta.

Según Margallo, si el soberanismo vence en las elecciones del 27 de septiembre, "se puede producir una enorme frustración", ya que "no va a haber declaración de independencia". "Después del 27 de septiembre habrá que hablar, ya que el problema es eterno, no termina nunca", ha expresado en una conferencia en el Foro Nuevo de Economía.

El ministro considera que lo más probable es que se necesite una reforma tanto constitucional como financiera, pero "para dialogar las dos partes deben quererlo", ha apuntado, y ha declarado que ambos procesos deben abordarse en la próxima legislatura. Este supuesto "encaje" del "hecho catalán" requiere de la existencia de "un consenso suficiente". Margallo ha añadido que no habrá "ruptura" y que los cambios tendrán lugar "por los procedimientos establecidos" en la Carta Magna.

El sistema de financiación que propone el ministro consiste en ceder casi al completo la gestión del IRPF a todas las comunidades autónomas, a excepción de lo referente al ahorro y los rendimientos empresariales. Según Margallo, el modelo actual "es injusto". Por otro lado, el modelo que plantea también se basa en un reparto de impuestos entre la administración central y las autonomías, así como la cesión a Cataluña de impuestos especiales como los de alcohol y tabaco, de forma que el Estado retendría principalmente el IVA o bien el impuesto de sociedades.

Durante la misma conferencia, Margallo ha ironizado sobre el apoyo prestado por un grupo de congresistas de EE UU al derecho a decidir de Cataluña. Ha tildado de "abrumador" el favor de la mayoría del "1,1 % de los miembros de la Cámara de Representantes" lograda en favor de las tesis que defiende la Generalitat. "Felicito a los representantes de la Generalitat porque es verdad que ha sido el mayor éxito internacional que han tenido (...) Es lo más que han conseguido y hacen bien en celebrarlo", ha proseguido.

Por otro lado, ha comparado la situación del Gobierno español a EE UU haciendo alusión a la integridad territorial que defiende este último, recordando que los tribunales estadounidenses impidieron la secesión de Texas porque iba en contra de su Constitución.

El ministro ha recordado que la viabilidad del proceso independentista de Cataluña, en caso de victoria soberanista en los comicios, dependería del reconocimiento internacional, donde prima siempre el principio de integridad territorial. No obstante, según Margallo, esta quedaría fuera de Naciones Unidas, de la OTAN y de la UE, concluyendo así que "no estaría en ningún sitio". Ha reiterado que "Cataluña no tendría ni un solo voto y estaría autoexcluida desde el minuto uno de la UE".

El candidato del PPC a la Generalitat, Xavier García Albiol, ha sido el encargado de presentar a Margallo y también ha puesto su granito de arena sobre el asunto, recordando que solamente fueron cinco los congresistas que apoyaron el derecho a decidir, y reprochando a los partidos soberanistas que hicieran "especial hincapié" en lo que dijeran estos últimos, y en cambio "hacer oídos sordos" a los recientes pronunciamientos de la canciller alemana, Angela Merkel, del primer ministro británico, David Cameron, o de otros dirigentes europeos "que han dicho por activa y por pasiva que una Cataluña independiente" quedaría fuera de la UE.

Más información