Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez pide una reforma que incluya la singularidad catalana

El líder del PSOE se define como catalanista y acusa a Rajoy de gobernar solo para la extrema derecha de su partido

Pedro Sánchez, con Iceta, en el acto en Tarragona.
Pedro Sánchez, con Iceta, en el acto en Tarragona.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, afirmó este domingo que se siente “catalanista” y pidió que la reforma federal de la Constitución que propugna asuma como propia la singularidad de Cataluña por su “historia, tradiciones, instituciones lengua y cultura”. La fórmula de la “singularidad” ya estaba incluida en la Declaración de Granada y es la que han propuesto los sabios del PSOE para dar con el encaje de Cataluña en España. En un mitin en Tarragona, el líder del PSOE respondió así ayer a la reflexión de Felipe González, partidario, en una entrevista en La Vanguardia, de que la futura Carta Magna debería reconocer a Cataluña como nación.

El PSC defiende que Cataluña es una nación y que la reforma debería incluir que España es un Estado plurinacional. Esa opinión le ha generado discrepancias con sectores del PSOE, pero todo indica que los dos partidos se han dado una tregua de cara al 27-S y las generales de diciembre. Miquel Iceta, líder de los socialistas catalanes, ratificó esa estrategia aclarando que la campaña que empieza el viernes no es la del PSOE o la del PSC, sino la de todos los socialistas. “Queremos que Cataluña siga en una España diferente. Esta no es la campaña del PSC o del PSOE: es una campaña socia<CS8.7>lista para la libertad, fraternidad, igualdad, diversidad y solidaridad. No nos dejemos embaucar”, dijo en alusión al secesionismo. Y Sánchez agregó: “No renuncio a que españoles y catalanes caminen unidos, orgullosos de su diversidad, hacia una España federal que asuma como propio a un pueblo singular como es Cataluña con sus historias, tradiciones, instituciones, lengua y cultura”.

Bajo el lema Por una Cataluña mejor en una España diferente, en un mitin en el Puerto de Tarragona al que asistieron unos 2.000 militantes, Sánchez abrió la precampaña en Cataluña. Hasta las elecciones, acudirá siete veces a la comunidad. A la campaña se sumarán Felipe González y los presidentes autonómicos socialistas. El secretario general del PSOE reivindicó el catalanismo progresista y señaló que la única forma de avanzar es seguir unidos. “Cuando Cataluña se sitúa al margen de la ley, sale derrotada. Yo también me siento catalanista. Quien quiera una Cataluña mejor, que diga adiós a Mas, al 3% y a Jordi Pujol”, exclamó.

Pedro Sánchez, con una simpatizante.
Pedro Sánchez, con una simpatizante.

En su discurso, Sánchez puso en el mismo saco a Mas y a Mariano Rajoy, al culparles de robar derechos y de estar salpicados por la corrupción. “El 27-S diremos basta a la corrupción, el desgobierno y las cuentas en Suiza. Dicen que España nos roba, pero la realidad de muestra que quienes roba tienen nombres y apellidos. Sus patrias son los paraísos fiscales de Suiza y Andorra y esos están en los partidos de Mas y Rajoy”, dijo en un relato que evocó al de Podemos. No solo eso: endureció su mensaje contra Rajoy, al que acusó de gobernar solo para la “extrema derecha” del PP. “España no es anticatalana ni de derechas. España no es el PP”, defendió.

Los ]socialistas pusieron el acento en advertir del riesgo de la secesión. Tras recalcar que no es una “amenaza”, Sánchez enumeró las consecuencias: salida del euro, [el sí], más impuestos, dificultad para pagar las pensiones y más recortes. Iceta pidió un esfuerzo de movilización y que los mayores sigan siendo fieles al PSC. “Nunca nos habéis fallado: o sigue el lío y los recortes o seguimos con el progreso con el resto de pueblos de España”. El líder del PSC concluyó que ni Rajoy ni Mas merecen seguir gobernando: uno por acometer la “indignidad” de reformar el Constitucional y el otro por “no dar la cara” y no liderar su lista.

Más información