Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junts pel Sí detalla su plan para convencer a los indecisos

El recorrido de la formación independentista culminaría con unas nuevas elecciones

Josep Rull, Marta Rovira, Carles Viver Pi-Sunyer, Carme Forcadell, Muriel Casals, y Carles Puigdemont.
Josep Rull, Marta Rovira, Carles Viver Pi-Sunyer, Carme Forcadell, Muriel Casals, y Carles Puigdemont.

La candidatura Junts pel Sí ha presentado hoy su “Hoja de ruta hacia la independencia”, un documento con nueve puntos que busca dar verosimilitud al plan de la lista que comparten Artur Mas y Oriol Junqueras para proclamar la secesión de Cataluña en un plazo de un año y medio si el independentismo gana las elecciones del 27 de septiembre. El recorrido comenzaría con una nueva declaración de soberanía en el Parlamento de Catalunya y culminaría con unas nuevas elecciones para poner en marcha el Estado catalán.

El exvicecresidente del Tribunal Constitucional y miembro de la lista Junts pel Sí, Carles Viver Pi-Sunyer, ha sido el encargado de detallar los puntos de la hoja de ruta en un acto en el que también han participado el coordinador general de CDC, Josep Rull, la secretaria general de ERC, Marta Rovira y representantes de la Asamblea Nacional Catalana, Òmnium Cultural y la Asociación de Municipios para la Independencia.

Según Pi-Sunyer y a pesar de los riesgos del plan “ a nadie se le oculta la complejidad y la dificultad del proceso”. En un intento de convencer a los indecisos, ha asegurado que “lo que sí que puedo garantizar es que la hoja de ruta está pensada y planificada con todo rigor y detalle para asegurar que no habrá saltos al vacío”. A continuación se detallan algunos de los pasos más importantes a seguir después de las elecciones. 

Declaración de inicio del proceso. El Parlamento catalán aprobará un documento para dar cuenta del comienzo de los pasos para proclamar la independencia. Esta declaración irá acompañada de “un propuesta para abrir una negociación con el Estado para hacer efectivo el mandato democrático” de crear el nuevo estado. También tienen previsto “comunicar a las autoridades de la UE que iniciamos el proceso y que queremos negociar con el Estado y expresando nuestra voluntad de seguir en la UE y en el Euro”. También se enviarían “comunicaciones” a las autoridades internacionales. Al mismo tiempo se dará el mandato a la Generalitat “para que adopte las medidas necesarias para implementar la declaración de inicio del proceso”. 

Proceso constituyente. Se iniciarán los trabajos para elaborar la Constitución del nuevo Estado. Esta fase tendrá carácter informal y recaerá sobre “la sociedad civil” para evitar la impugnación automática por parte del Estado. 

La gestión de un “gobierno de unidad”. En paralelo al proceso Constituyente Junts pel Sí el gobierno que salga de las urnas del 27-S se dedicará a “poner en funcionamiento las estructuras de Estado” y a gestionar las “competencias ordinarias” además de iniciar “contactos internacionales”. Según Pi i Sunyer, este Gobierno seguirá estando dispuesto a negociar con el Estado la celebración de un referéndum de independencia pactado y “vinculante”. 

Proclamación de la independencia. El Parlamento aprobará un documento que será “declarativo” pero también “normativo”. Según Viver Pi-Sunyer esta proclamación implicará la “desconexión” del ordenamiento jurídico español al mismo tiempo que decretará la continuidad de las leyes que no contradigan la creación del nuevo Estado. 

Ley de transitoriedad jurídica. Se aprobará “en un plazo breve” para regular los elementos estructurales del nuevo Estado como los límites territoriales o la nacionalidad de los ciudadanos. Esta ley tendrá carácter general “para no condicionar la labor del futuro Parlamento”. El objetivo de este documento es,según el exvicepresidente del Constitucional “garantizar la seguridad jurídica”. 

Nueva constitución. Con la independencia proclamada el Parlamento catalán comenzará los trabajos formales para la elaboración de la nueva Constitución, según reza el plan de Junts pel Sí. Los diputados harán su labor sobre la base del trabajo informal que antes habrán hecho los catalanes mediante procesos participativos.

“El proceso constituyente finaliza con el mandato al jefe del Estado de convocar en el plazo de un mes unas elecciones constituyentes de las que saldrá el parlamemento que elaborará y aprobará la constitución definitiva”.Este proceso acabará con la ratificación de la nueva Constitución mediante referéndum.

Más información