Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un edil de Esquerra Unida por la muerte de su mujer en Valencia

La fallecida, también exconcejal de EU en Serra, fue víctima de un incendio en su vivienda

Edificio de Serra donde se declaró el incendio que acabó la vida de Dolores Moya. La vivienda ocupaba el último piso. Ampliar foto
Edificio de Serra donde se declaró el incendio que acabó la vida de Dolores Moya. La vivienda ocupaba el último piso.

El caso de la muerte de Dolores Moya, exconcejal de Esquerra Unida en el municipio de Serra, Valencia, ha dado un vuelco con la detención de su marido y actual edil de la misma formación, Marcos Cabo, como supuesto autor del incendio que acabó con la vida de su esposa la semana pasada.

"No puedo hablar. Estamos muy afectados. Pensamos en los cuatro niños", afirma con los ojos empañados una vecina antes de subirse al coche y desaparecer por una de las cuestas que caracterizan a Serra, un pueblo de 3.000 habitantes enclavado en el Parque Natural de la Serra Calderona, a 30 kilómetros al noroeste de Valencia. La pareja se hallaba en trámites de divorcio y tenía cuatro hijos, el menor de cuatro años y la mayor de 22.

Según la primera versión que se ofreció del incendio, las llamas se iniciaron en el comedor y la mujer apareció muerta por inhalación de humo en el cuarto de baño. Su marido, policía local de profesión pero sin ejercer como tal debido a un expediente administrativo, declaró que vio las llamas mientras descargaba una furgoneta e intentó rescatar a su esposa sin éxito. Cabo se dirigió a la comisaría de policía municipal y dio aviso del fuego.

La Guardia Civil comprobó más tarde que el fuego fue intencionado y se extendió rápidamente por la vivienda debido al uso de gasolina. Tras haber descartado indiciariamente la posibilidad de que se tratase de un suicidio, los investigadores se inclinan por la tesis del homicidio.

Entre gran parte de los vecinos de Serra, un pueblo tranquilo rodeado de bosques de pino que ha sido una tradicional zona de veraneo de la burguesía valenciana, se mantiene, aún después de la detención, la incredulidad. "No acabas de aceptarlo. Si es un accidente, por malo que sea lo asimilas. Pero si es lo otro... es tremendo", afirma Ángeles Navarro, de 50 años. "Yo creo que no ha sido él", insiste Amparo, de 62 años, "nunca se ha oído nada malo ni de él ni de ellos".

Fuentes próximas a la familia de la víctima afirman, por su parte, que la relación de la pareja se había deteriorado y que habían decidido separarse.

La víctima fue concejal de Esquerra Unida en el municipio en la anterior legislatura, pero renunció a ir como candidata de salida en las pasadas elecciones del 24 de mayo en la que fue elegido su marido.

Marga Sanz, coordinadora de Esquerra Unida del País Valencià, ha manifestado este jueves su "consternación e indignación" por lo sucedido. "Entendemos que ante los supuestos hechos tenemos que tomar una medida política. Siempre hemos mantenido una apuesta clarísima en contra de la violencia de género. Por eso vamos a proceder a dar de baja de militancia cautelarmente al detenido y, cuando se le impute judicialmente, le pediremos que renuncie a su acta de concejal, al margen de que defienda su inocencia en los tribunales", ha anunciado.