Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Valencia deroga el plan de Barberá para El Cabanyal

El nuevo Gobierno local, que preside Joan Ribó, aprueba unas normas urbanísticas transitorias mientras redacta un nuevo planeamiento respetuoso con el barrio marinero

El barrio de El Cabanyal, en Valencia.
El barrio de El Cabanyal, en Valencia.

El Ayuntamiento de Valencia, que preside Joan Ribó, de Compromís, derogó hace unos días el Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Cabanyal-Canyamelar (Pepri) en una junta de gobierno y este jueves, en su primer pleno ordinario del mandato, ha solicitado a la Generalitat Valenciana, responsable última de la planificación urbanística, que lo archive y, en su lugar, apruebe unas normas urbanísticas transitorias en tanto se elabora un nuevo plan respetuoso con este tradicional barrio marinero. 

La decisión pone fin a la amenaza de destrucción de esta zona de la capital valenciana, que desde julio de 1998 ha vivido bajo la presión de un proyecto que dividía el barrio en dos y suponía la demolición de más de 1.000 viviendas para prolongar una de las grandes avenidas de Valencia hasta su paseo marítimo.

Los grupos municipales que componen el Gobierno local -Compromís, PSPV-PSOE y València en Comú- y también Ciudadanos han votado a favor, mientras los populares, redactores del polémico Pepri ahora derogado, se han opuesto. "Barrios como el del Cabanyal hay muy pocos en el mundo, mientras que grandes avenidas se encuentran por decenas en todas las ciudades", ha defendido Ribó durante el debate plenario. El portavoz popular, Alfonso Novo, ha acusado a la coalición de gobierno de actuar "más como oposición que como gobierno"  en este asunto.

Tanto Salvem el Cabanyal como la Asociación de Vecinos han subrayado la necesidad de "devolver la dignidad" al barrio, así como la urgencia de resolver los problemas de insalubridad y los que ocasiona la venta y tráfico de droga. El Consistorio puso en marcha a principios de julio un plan de choque que refuerza la limpieza y la seguridad en esta parte del distrito marítimo, muy degradado tras años de abandono oficial.

Emiliano García, dirigente histórico de la Asociación de Comerciantes, Industriales y Profesionales del Marítimo (ACIPMAR), dijo hace unos días, nada más conocerse las intenciones del nuevo Ejecutivo local, que era "un tiempo ilusionante porque existe, por fin, una voluntad de normalizar el barrio". El empresario ha destacado dos medidas urgentes que se deben aplicar. La limpieza integral que su organización siempre ha reinvindicado, la entrada de los servicios sociales y las facilidades para que se establezcan nuevas empresas.

Más información