Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bustos creó una unidad opaca en la Policía Municipal de Sabadell

El nuevo Ayuntamiento ha disuelto los grupos especiales de informes y antidisturbios

Manuel Bustos, exalcalde socialista de Sabadell.
Manuel Bustos, exalcalde socialista de Sabadell.

“No hay registro ni constancia sobre qué hacían”. De esta forma el nuevo Gobierno de Sabadell (ERC y Crida per Sabadell) admite la opacidad que rodea la unidad especial de informes de la Policía Municipal. Hace unos días el nuevo equipo anunció la disolución de los polémicos grupos especiales creados durante los mandatos del exalcalde Manuel Bustos (PSC). Además de la anterior, se han suprimido las unidades de escoltas, tiro y antidisturbios. Con esta decisión, el Ayuntamiento busca “racionalizar el funcionamiento de la Policía Municipal y adecuarlo en las tareas de proximidad que son propias de este cuerpo”, aseguró en un comunicado.

La unidad de informes fue creada en 2006 y contaba con tres agentes, según datos del Ayuntamiento, que reportaban directamente al intendente Josep Miquel Duran, imputado en el caso Mercurio de corrupción urbanística y tráfico de influencias en la ciudad, y actualmente de baja. Con la marcha de Bustos, se aprobó la creación de una comisión especial de seguimiento de la policía local. “La intención ahora es saber qué hacían”, apuntan desde el actual Consistorio.

Hace unos años algunos partidos de la oposición denunciaban —aunque sin pruebas— movimientos sospechosos de la policía, como seguimientos y que espionaje a miembros de las formaciones políticas. Pero la existencia de esta unidad también ha creado malestar y recelos entre los agentes, según apuntan fuentes del cuerpo. “Se siguió la línea clientelar típica de Bustos de coger a su gente de confianza y ponerla en sitios estratégicos. La unidad de informes estaba desconectada del resto del cuerpo, los agentes no obedecían a ningún superior que no fuera Duran, y ello provocaba un clima laboral malo”, señalan desde la poliucía local.

En cuanto al resto de unidades especiales, justo cuando Manuel Bustos logró la vara de alcalde en 1999 creó el grupo de escoltas, que llegó a estar formada por cuatro agentes, dos para el entonces alcalde y dos para el concejal de turno responsable del cuerpo. En marzo de 2009 se formó la unidad de antidisturbios, que fue creciendo hasta llegar a contar con 18 agentes, dos cabos y un sargento. Los efectivos se redujeron a la mitad en marzo de 2014, después de la dimisión de Bustos por el caso Mercurio. También en marzo de 2009 apareció la unidad de tiro, con un agente destinado a revisar las armas y a hacer de monitor de las prácticas de tiro de los agentes.

El anterior equipo de Gobierno (PSC) no quiso hacer declaraciones a este diario, aunque el exconcejal responsable de la policía, Cristian Sánchez aseguró el viernes que estas unidades eran útiles y desarrollaban una tarea necesaria para el cuerpo, según publica Nació Sabadell.

 Pasar página

 El nuevo Ejecutivo local continúa con su objetivo de pasar página lo más bien posible con la era Bustos. Después de impulsar la personación del Ayuntamiento como acusación particular en el caso Mercurio, el nuevo Gobierno quiere desactivar una de las estructuras más polémicas de los mandatos anteriores: las unidades especiales de la policía municipal y poner orden en un cuerpo también salpicado por dicha investigación judicial. De hecho, los dos máximos cargos de la Policía Local están imputados en el citado caso Mercurio y ambos pidieron la baja médica coincidiendo con el cambio de Gobierno, con lo que el cuerpo cuenta con nueva comandancia desde hace pocos días.

Además, el Ayuntamiento anunció que continúa con el expediente informativo abierto a Duran, implicado en la última pieza del caso Mercurio en que se investiga Manuel Bustos y otros cargos por no investigar ni denunciar los presuntos sobornos que estaba recibiendo un concejal del Ayuntamiento.

Más información